Ir directamente al contenido

Nutrición y envejecimiento

Los mayores precisan un aporte extraordinario de agua en relación a los adultos, para así poder mantener la función renal (filtrado glomerular), excreción de detritus (urea, sodio, etc.), hidratación y equilibrio hidroelectrolítico apropiado, un peristaltismo adecuado que evite el estreñimiento, así como mantener la temperatura corporal.

  • Necesidades basales del organismo: Se han establecido diferentes métodos que permiten cuantificar las necesidades de ingesta hídrica del organismo de forma aproximada.
    • Las necesidades basales se cifran en torno a 30-35 ml por kilogramo de peso y día. Esto implica que una persona mayor, con un peso entre 60-70 Kg, requerirá en condiciones normales, unos 2.000-2.500 ml de agua al día.
    • Otro método cuantifica aproximadamente las necesidades medias y basales de agua para el organismo en 1-1,5 ml por cada kilocaloría aportada en la dieta, en condiciones estándares de temperatura, actividad física, etc. En este supuesto, una dieta convencional de 1.900-2.500 kilocalorías, precisaría un aporte hídrico en torno a 2.000-2.500 ml. al día, a expensas del agua de bebida.
  • Factores que limitan un consumo hídrico adecuada en las personas mayores: Uno de los principales problemas en las personas mayores, es lograr una ingesta hídrica adecuada. Ésta, con frecuencia se ve comprometida por múltiples factores que confluyen en los mismos como:
    • Alteraciones del mecanismo de la sed: las personas mayores presentan menor sensación de sed, pese a la necesidad constatada de líquidos por el organismo. El dintel osmolar para la sed, es mayor que en los adultos. Esto hace que requieran estímulos más intensos para sentir sed, y además, una vez que han sentido sensación de sed, la respuesta cantidad de agua que ingieren es menor. Estos efectos generan diferencias ostensibles respecto a los adultos. Así, tras una hora de privación de agua, el adulto consumirá unos 10 ml/ kg de peso, mientras que los mayores sólo unos 3 ml / kg de peso (13). Además, las personas mayores, han perdido el placer por beber agua y/o cualquiera de los líquidos que son ricos en ésta (leche, zumos, etc.). Estos fenómenos descritos, se hacen más acusados a medida que aumenta la edad por problemas como:
      • Hipodipsia primaria
      • Hipodipsia secundaria a fármacos (digoxina)
      • Enfermedades del sistema nervioso central (demencia)
    • Alteraciones del nivel cognitivo:
      • Demencias: por varios mecanismos (disminución de la sed, por disfagia oro-faríngea y por apraxia deglutoria)
      • Delirium
      • Psicosis
      • Trastornos psicoafectivos (depresión, ansiedad)
    • Alteraciones gastrointestinales: que requieren un aporte hídrico adicional:
      • Disfagia esofágica
      • Fármacos anticolinérgicos
    • Restricciones en la ingesta líquida:
      • Evitar episodios de incontinencia urinaria, urgencia miccional y nicturia
      • Realización de pruebas complementarias diagnósticas
      • Disminución del nivel de conciencia (fiebre, psicofármacos, alteración del SNC)
    • Accesibilidad limitada que dificulta o impide la ingesta líquida:
      • Déficit de agudeza visual
      • Discapacidad para alimentarse y beber
      • Sujeciones mecánicas
      • Síndrome de inmovilidad
      • Barreras arquitectónicas
  • Factores que incrementan las pérdidas hídricas en las personas mayores: Del mismo modo, las pérdidas hídricas en los mayores se ven altamente comprometidas por la presencia de factores externos e internos, que le hacen más vulnerables frente a éstas como son:
    • Aumento de la temperatura ambiental: que eleva las pérdidas insensibles
    • Actividad y ejercicio físico: por aumento de la sudoración
    • Infecciones agudas o crónicas
    • Aumento de la diuresis:
      • Fármacos: diuréticos, fenitoína, litio, etc.
      • Diabetes mellitus mal controlada por la glucosuria
      • Hipercalciuria (hiperparatiroidismo, neoplasias, etc.)
      • Problemas endocrinológicos: hiperaldosteronismo, diabetes
      • mellitus, secreción inadecuada ADH
      • Insuficiencia renal aguda en fase poliúrica
      • Diuresis postobstructiva
      • Alcohol (aumento de sudoración por vasodilatación)
    • Pérdidas digestivas:
      • Vómitos
      • Diarreas: gastroenteritis, laxantes, enemas, etc.
      • Aspiraciones
      • Obstrucción intestinal
      • Colitis isquémica
      • Resección intestinal
    • Hemorragias
    • Formación de tercer espacio:
      • Hipoalbuminemia
      • Ascitis
      • Quemaduras
      • Pancreatitis
  • Estos desequilibrios del balance hídrico, junto a la menor proporción de agua en el organismo de los mayores, provocan que el margen de pérdida de agua sea francamente angosto. Conviene destacar que, a menudo, las manifestaciones clínicas por pérdidas de líquidos en fases iniciales, son bastante inespecíficas y poco fiables para su detección. Es por ello por lo que debemos estar sensibilizados y en alerta frente a estos fenómenos, asegurando una ingesta hídrica generosa y suficiente, que evite la deshidratación para la que tanta labilidad presentan los mayores.
  • Factores de riesgo de deshidratación: Es usual la asociación de estos factores, potenciando aún más el riesgo de deshidratación:
    • Edad ≥ 85 años
    • Sexo femenino
    • Plurifarmacia ≥ 4 fármacos
    • Diuréticos, laxantes, fenitoína
    • Inmovilidad / discapacidad / encamamiento Infecciones /
    • quemaduras
    • Ejercicio físico intenso
    • Calor ambiental

Fuente

Martinez Alvarez, J.R. y Iglesias Rosado, C. (eds.)  El libro blanco de la hidratación. Madrid, Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación, 2006, 172 pp.

VOLVER
IMPRIMIR
COMPARTIR

Customización de cookies

Cookies Analytics

Este sitio web utiliza cookies de terceros para cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos por medio de la cookie Google Anlytics

Cookies para compartir en redes sociales

Usamos algunos complementos para compartir en redes sociales, para permitirle compartir ciertas páginas de nuestro sitio web en las redes sociales. Estos complementos colocan cookies para que pueda ver correctamente cuántas veces se ha compartido una página.