Ir directamente al contenido

Nutrición y envejecimiento

Factores de riesgo médico

  • Neurológicas: alteraciones de la deglución, demencias con o sin disfagia:
    • La disfagia es un proceso que altera de forma importante la calidad de vida y la alimentación de la persona mayor.
      • Los individuos con disfagia pueden llegar a sentir incomodidad o temor a comer o beber. Por eso, acostumbran a evitar los alimentos que les dan problemas y, en consecuencia, su dieta se ve limitada con el tiempo.
      • Todo ello conduce a un estado de deshidratación y desnutrición.
    • En el proceso de envejecimiento se observa un deterioro de las funciones cognitivas que puede manifestarse desde su forma más leve (como un simple déficit de memoria no progresiva) hasta la forma más severa de demencia con afectación progresiva e irreversible de las actividades ocupacionales y sociales y con consecuencias, por tanto, para la capacidad de alimentación del individuo.
      • En la siguiente tabla se enumeran los síntomas relacionados con el deterioro cognitivo que tienen una relación directa con la alimentación y son causas de malnutrición.
      • Además, aspectos típicos del deterioro cognitivo como la agitación psicomotriz, vagabundeo y enfermedades que sobrevienen durante el curso de otra, provocan un aumento de requerimientos de nutrientes y energía, lo que empeora la situación de malnutrición.

  • Alteraciones del metabolismo:
    • El metabolismo basal (mínima energía necesaria para mantener la vida) disminuye entre el 10 y el 20% entre los 30 y 75 años de edad debido a la menor masa muscular.
    • La absorción de hidratos de carbono puede estar alterada. Sin embargo, frecuentemente hay una disminución de la actividad lactasa con una consecuente intolerancia a la lactosa. Aumenta la incidencia de diabetes tipo II, hipercolesterolemia y sobrepeso.
    • En cuanto al metabolismo proteico, la menor ingesta de proteínas y la pérdida de masa muscular conducen a un balance proteico negativo.
    • El metabolismo del calcio también se ve afectado con la edad ya que hay una menor capacidad de compensación de los niveles de calcio cuando la ingesta es deficitaria, lo que a su vez viene exacerbado por la menor exposición solar que provoca una alta activación de la pro-vitamina D en vitamina D activa.
  • Patologías asociadas: El proceso de envejecimiento conlleva un mayor riesgo nutricional que puede verse agravado por la concomitancia de enfermedades crónicas (diabetes, osteoporosis, EPOC, neoplasias, bucodentales, hipertensión, cardiovasculares, mentales) o infecciosas.
    • De todas ellas deriva una situación de poli-medicación que incrementa la inapetencia por las comidas.
    • Debido a esta poli-medicación, el porcentaje de interacciones y efectos adversos de los medicamentos se incrementa. La interacción entre fármacos y alimentos es una realidad presente en muchas personas mayores, produciéndose en muchos casos una disminución de la absorción de nutrientes, especialmente vitaminas y minerales.
VOLVER
IMPRIMIR
COMPARTIR

Customización de cookies

Cookies Analytics

Este sitio web utiliza cookies de terceros para cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos por medio de la cookie Google Anlytics

Cookies para compartir en redes sociales

Usamos algunos complementos para compartir en redes sociales, para permitirle compartir ciertas páginas de nuestro sitio web en las redes sociales. Estos complementos colocan cookies para que pueda ver correctamente cuántas veces se ha compartido una página.