Ir directamente al contenido

Higiene diaria y aseo

Medidas de higiene diaria y aseo personal que previenen la aparición de úlceras por presión

  • Identificar a las personas en riesgo de desarrollar lesiones cutáneas:
    • Valoración de forma periódica del riesgo del paciente: estado general, valoración de la piel, movilidad, grado de humedad e incontinencia, nutrición y dolor.
  • Mantener y mejorar la tolerancia de los tejidos a la presión para prevenir lesiones:
    • Revisar diariamente las condiciones de la piel y se registrará cualquier cambio tan pronto como se observe.
    • Higiene de la piel: mantener la piel limpia y seca en todo momento. Lavar la piel con agua tibia, aclarando y secando meticulosamente sin friccionar, utilizar jabones de pH neutro sobre ellas o pequeñas heridas, rozaduras, ampollas, especialmente en las prominencias óseas (sacro, talones, caderas, tobillos, codos y occipucio).
    • Aplicar cremas hidratantes hasta su completa absorción (excepto donde haya heridas), valorar el uso de ácidos grasos hiperoxigenados en las zonas de riesgo.
    • Aprovechar el momento del aseo diario para examinar el estado de la piel en busca de zonas que continúan enrojecidas después de un rato sin estar apoyado.
    • Identificar el estado de la piel (sequedad, excoriaciones, eritema, maceración, fragilidad, temperatura e induración).
    • Evitar masajes enérgicos sobre las prominencias óseas, ya que ello no previene las úlceras por presión y puede causar daños adicionales.
    • Buscar el origen de excesos de humedad debidos a problemas como las incontinencias, transpiración o drenajes de heridas y eliminarlos en la medida de lo posible. Cuando la humedad no puede ser controlada, deberán utilizarse intervenciones que pueden ayudar a que la piel no se lesione.
    • Las lesiones de la piel debidas a rozamiento y fuerzas de cizallamiento deben minimizarse con una correcta posición del paciente, cambios posturales y buenas maniobras de transferencia del paciente.

Fuente

Gil, P.,  et al. (coords.), Manual de buena práctica en cuidados a las personas mayores. Madrid, Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, 2013, 613 p. 

VOLVER
IMPRIMIR
COMPARTIR

Customización de cookies

Cookies Analytics

Este sitio web utiliza cookies de terceros para cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos por medio de la cookie Google Anlytics

Cookies para compartir en redes sociales

Usamos algunos complementos para compartir en redes sociales, para permitirle compartir ciertas páginas de nuestro sitio web en las redes sociales. Estos complementos colocan cookies para que pueda ver correctamente cuántas veces se ha compartido una página.