Ir directamente al contenido

¿Cómo implementar el modelo de atención centrada en la persona? Pautas y recomendaciones

Uso de protocolos

  • Los contextos formales de cuidado tienen el riesgo de uniformar la atención. Atender a muchas personas, la inercia del día a día o la falta de tiempo, puede conducirnos a prestar escasa atención a lo individual. Es fácil caer en la rutina.
  • Además, en ocasiones, nos aferramos en exceso a los protocolos que tanta seguridad nos dan.
  • Los protocolos:
    • Son documentos escritos donde se recogen, en relación a una situación o proceso asistencial, las prácticas y actuaciones profesionales validadas que se consideran óptimas para la atención.
    • Los protocolos varían en sus contenidos, estructura y en su grado de pormenorización y detalle. Pueden incluir definiciones, descripciones diversas, actuaciones a realizar y también lo que se debe evitar.
    • Buscan que los diferentes profesionales actúen de una forma homogénea, desde la buena praxis, ante una situación similar.
    • Tienen la ventaja de orientar a los profesionales y evitar que se dejen de hacer, por desconocimiento u omisión, actuaciones que se consideran importantes ante una determinada tarea asistencial.
    • También previenen las praxis inadecuadas.
  • Pero, los protocolos, si son utilizados de forma rígida o limitándose a los mínimos propuestos, pueden convertir la atención a las personas en algo «mecánico» y dificultar el trato individualizado:
    • Aplicar protocolos muy pormenorizados que conduzcan a una secuencia de acción idéntica en las distintas tareas asistenciales conlleva el riesgo de uniformar la atención o quitar calidez y espontaneidad a lo que de comunicación interpersonal y ajuste a cada persona se requiere.
    • En algunas ocasiones (situaciones de urgencia vital fundamentalmente) sí es conveniente detallar minuciosamente el procedimiento a seguir de una forma idéntica por parte de los profesionales. Se trata de situaciones donde hay que proteger la vida, derechos o evitar omisiones o comportamientos improvisados que pudieran ocasionar daño a las personas.
    • Valorando la importancia de protocolizar como herramienta que unifica prácticas validadas, en la mayoría de las tareas asistenciales será suficiente y preferible manejar protocolos flexibles o Pautas de Buena Praxis donde se indiquen las acciones recomendadas (señalando los mínimos para una buena atención) y se alerte sobre lo que hay que evitar.
VOLVER
IMPRIMIR
COMPARTIR

Customización de cookies

Cookies Analytics

Este sitio web utiliza cookies de terceros para cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos por medio de la cookie Google Anlytics

Cookies para compartir en redes sociales

Usamos algunos complementos para compartir en redes sociales, para permitirle compartir ciertas páginas de nuestro sitio web en las redes sociales. Estos complementos colocan cookies para que pueda ver correctamente cuántas veces se ha compartido una página.