Ir directamente al contenido

¿Cómo implementar el modelo de atención centrada en la persona? Pautas y recomendaciones

Entorno físico y productos de apoyo

  • Las personas somos más independientes y ejercemos mayor control sobre nuestros asuntos si el entorno que nos rodea (físico y social) lo permite y lo facilita.
  • Para ello será preciso adaptar y organizar el ambiente en función de quienes lo disfrutan y de lo que se pretende conseguir.
  • Las personas con dificultades especiales precisan de apoyos individualizados que minimicen su dependencia y faciliten su autonomía y su control sobre los sucesos que acontecen.
  • Los entornos físicos accesibles, los productos de apoyo y las nuevas tecnologías tienen un relevante papel siempre que se sitúen al servicio de las personas y se apliquen de una forma personalizada. (…)

 

  • Las características del espacio físico:
    • El espacio físico, en interacción con variables personales y organizativas, incide en los comportamientos de las personas, en cómo éstas se sienten y en cómo se relacionan con los demás.
    • Los diseños hogareños, similares a los entornos habituales, ayudan a que las personas usuarias se sientan mejor y más «como en casa».
    • Que las personas participen en el diseño y decoración del espacio contribuye a ello y permite lograr espacios más significativos para quienes en ellos van a vivir o a disfrutar.
    • Es muy importante huir de los diseños uniformes. Los diseños institucionales, hospitalarios u hoteleros, aunque nos den sensación de seguridad y profesionalidad, no son los mejores referentes para lograr auténticos espacios de vida.
    • Los centros de dimensiones pequeñas, los diseños modulares que reproduzcan las estancias habituales de un hogar (cocina amplia donde poder estar y trabajar, salas para estar y realizar diferentes actividades, habitaciones propias donde poder permanecer cuando se desee y no solo para dormir, jardín, etc.), y el hecho de que las personas usuarias participen en la creación de estos espacios, facilita lograr ambientes amigables, personalizados y significativos.
    • Combinar espacios donde la persona pueda tener privacidad con espacios que faciliten el desarrollo de las actividades cotidianas, la relación social y la vida en común es la mejor apuesta.
    • A veces, el diseño u organización de los espacios conduce a una convivencia diaria «obligatoria» de un elevado número de personas usuarias en las zonas comunes. Esta situación puede producir un profundo malestar en las personas (muchas veces no claramente expresado), y por tanto, deberemos evitarla.
    • En el caso de los recursos de alojamiento, donde se pretende que las personas que allí se han trasladado a vivir reconstruyan su hogar, resulta imprescindible que los espacios y estancias se adecuen no solo a sus necesidades funcionales y de cuidados, sino a sus estilos de vida y a sus gustos.
    • Las habitaciones, además de permitir la privacidad, deben convertirse en lugares muy personalizados, donde la persona pueda traer sus muebles, sus pertenencias, sus recuerdos y, poder así crear «su propio mundo». (…)
  • La relación entre espacio físico e intimidad
    • Las personas necesitamos espacios privados donde expresar nuestra intimidad.
    • Espacios que sirven tanto para encontrarnos con nosotros mismos, como para relacionarnos con otras personas de una forma privada o íntima.
    • El diseño arquitectónico y la organización de los espacios físicos que contemplemos deben preservar la intimidad.
    • En los recursos de alojamiento, disponer de espacios privados, donde cada persona puede estar sola, tener sus propiedades y recuerdos, recibir visitas, mantener relaciones sexuales, no es algo que pueda considerarse un lujo sino algo indispensable para el ejercicio del derecho a la intimidad.
    • También en los centros de atención diurna es recomendable contar con espacios (interiores o exteriores) donde la persona pueda disfrutar de momentos de privacidad y donde guardar sus pertenencias.
    • Especial atención requieren los espacios donde se realizan los cuidados corporales, donde solo deben participar la persona usuaria y los profesionales necesarios para su atención. Lugares como baños, aseos o salas de curas, deben contar con los dispositivos que garanticen que estas atenciones se dispensen protegiendo la intimidad de cada persona. (…)
  • Los productos de apoyo
    • Los productos de apoyo se definen como cualquier producto (incluyendo dispositivos, equipos, instrumentos, tecnologías y software) fabricado especialmente o disponible en el mercado, para prevenir, compensar, controlar, mitigar o neutralizar deficiencias, limitaciones en la actividad y restricciones en la participación.
    • Las Tecnologías de la Información y de la Comunicación están abriendo nuevas e importantes perspectivas de apoyo a la vida independiente, al cuidado sociosanitario, a la seguridad y a la comunicación de las personas con discapacidad o en situación de dependencia. Son instrumentos que pueden aportar mayor calidad de vida a la persona que hace uso de ellas.
    • Los productos de apoyo y las TICs pueden ser considerados como «instrumentos para la vida» y constituyen importantes soportes para generar mayor calidad de vida en las personas con discapacidades o dependencias.
    • Sin embargo, un uso desproporcionado o generalizado de las mismas puede provocar efectos negativos como estrés, sensación de extrañeza o percepción de falta de control sobre lo que a uno le rodea.
    • La aplicación de los productos de apoyo y de las nuevas tecnologías ha de ser siempre personalizada, de modo que estas herramientas se integren de una forma normal en la vida cotidiana de la persona mayor. Se trata de que estas herramientas estén al servicio de la persona y no la persona al servicio de éstas.
    • También deberemos asegurarnos de que la aplicación de estas tecnologías respetan en general los criterios éticos, protegiendo especialmente la privacidad y la confidencialidad.
VOLVER
IMPRIMIR
COMPARTIR

Customización de cookies

Cookies Analytics

Este sitio web utiliza cookies de terceros para cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos por medio de la cookie Google Anlytics

Cookies para compartir en redes sociales

Usamos algunos complementos para compartir en redes sociales, para permitirle compartir ciertas páginas de nuestro sitio web en las redes sociales. Estos complementos colocan cookies para que pueda ver correctamente cuántas veces se ha compartido una página.