Ir directamente al contenido

Consecuencias físicas del Daño Cerebral Adquirido

Espasticidad y movimientos involuntarios

En circunstancias normales, los músculos deben tener suficiente tono para mantener la postura y permitir el movimiento voluntario en contra de la fuerza de gravedad, al mismo tiempo que dan flexibilidad y velocidad a los movimientos. La espasticidad es un trastorno motor del sistema nervioso que se caracteriza por músculos contraídos e incapacidad para controlarlos. La espasticidad afecta a músculos y articulaciones de las extremidades causando movimientos anormales, o inhibición del movimiento; inhibe también el crecimiento longitudinal del músculo y la síntesis de la proteína en las células musculares, limita el estiramiento del músculo y desarrolla deformidades también en las articulaciones, que se pueden desarrollar a lo largo del tiempo.

No suele aparecer inmediatamente después de la lesión cerebral, pero puede desarrollarse más adelante, varias semanas o incluso varios meses después. Dicha contracción provoca la rigidez y el acortamiento de los músculos e interfiere en sus movimientos y en sus funciones, pudiendo tener un fuerte impacto en la autonomía, por cuanto limita la motricidad necesaria para desarrollar funciones que van desde la marcha o el control postural a la ejecución de tareas cotidianas de la vida diaria.

Se manifiesta con:

  • Aumento del tono muscular o hipertonía.
  • Calambres en forma de rápidas contracciones sin movimiento notable.
  • Reflejos exagerados o hiperreflexia de tendones profundos
  • Rigidez muscular que puede ser leve o muy grave y dolorosa.
  • Espasmos musculares incontrolables.

Buenas prácticas

  • El tratamiento varía en función de la edad de la persona, de la severidad de los síntomas, y de la concurrencia de otros problemas asociados, de modo que resulta necesario diseñar las estrategias individuales que mejor se ajusten a cada situación. Dado que la situación de la persona evoluciona, es posible que la necesidad de diseñar estrategias apropiadas para controlar la espasticidad dure toda la vida.
     
  • Terapias físicas como masajes o hidroterapia pueden ser efectivas para reducir la espasticidad. En algunos casos, sustituir la ducha por un baño pueda ser muy beneficioso.
     
  • También existen tratamientos farmacológicos que, en determinados casos, pueden ayudar a un mejor control y manejo de la espasticidad; si se desea explorar esta posibilidad, es imprescindible consultarlo con el médico para que sea éste quien, en su caso, determine y prescriba el fármaco más adecuado.

VOLVER
IMPRIMIR
COMPARTIR

Customización de cookies

Cookies Analytics

Este sitio web utiliza cookies de terceros para cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos por medio de la cookie Google Anlytics

Cookies para compartir en redes sociales

Usamos algunos complementos para compartir en redes sociales, para permitirle compartir ciertas páginas de nuestro sitio web en las redes sociales. Estos complementos colocan cookies para que pueda ver correctamente cuántas veces se ha compartido una página.