Ir directamente al contenido

Consecuencias cognitivas del Daño Cerebral Adquirido

Hacer planes y plantear objetivos requiere un funcionamiento mental flexible, capaz de pensar de forma abstracta y, a la vez, capaz de centrarse en lo concreto. Las personas con daño cerebral adquirido que han sufrido una lesión en los lóbulos frontales del cerebro tienen dificultades para este tipo de actividad mental: pueden trabajar sin dificultad en actividades muy simples o muy concretas, que se les hayan explicado con claridad, pero, en cambio, suelen tener grandes dificultades para desenvolverse en situaciones menos simples, no estructuradas y que requieran planificación, organización e iniciativa. Muchas personas con este tipo de dificultades no son conscientes de ellas, lo que puede generarles experiencias muy desagradables en su actividad laboral.

Por otra parte, realizar mejor aquellas tareas que se tienen muy automatizadas puede llevar a una dependencia de contexto consistente en hacer en cada momento lo que es más habitual hacer en ese entorno. Un enfoque de actuación que puede ayudar en estos casos se asemeja al Apoyo Conductual Positivo (véase, a tal efecto, el tema de este Banco de Buenas Prácticas sobre Apoyo Conductual Positivo).


Buenas prácticas

  • Empezar con proyectos sencillos y realistas.
  • Ser tan paciente y directo como sea posible, para que las dificultades de la persona no afecten negativamente a su comportamiento.
  • Tratar de explicar las cosas utilizando un lenguaje sencillo y comprensible, con ideas ´manejables´ para la persona afectada.
  • Proponer actividades que puedan servir para practicar la planificación y la organización (por ejemplo, organizar una jornada de compras).
  • Proponerle que escriba diferentes opciones para la resolución de un conflicto concreto en su diario o cuaderno personal.
  • Intentar estructurar las situaciones o actividades que no estén estructuradas. Asignar objetivos y luego desglosarlos en tareas específicas, para que sepa lo que tiene que hacer. Usar listas.
  • Hacer ejercicios y juegos que ayudan a flexibilizar la mente, tratando de desarrollar y entrenar tanto el pensamiento divergente (generar ideas a partir de un elemento simple) como el pensamiento convergente (tomar ideas y resumirlas):
    • Resumir la idea principal de un artículo.
    • Buscar información en la guía telefónica, calculando el tiempo necesario para buscar información básica de cara a la resolución de problemas concretos: por ejemplo, vender la casa, enmarcar un cuadro, llamar a un profesional para arreglar un problema de fontanería o de electricidad en la casa, etc.
    • Idear proyectos: hacer una lista de unos 7 pasos que se requieran para alcanzar objetivos específicos, como por ejemplo: colocar una estantería en la cocina, cambiar el neumático de una rueda, mudarse a otra ciudad, cocinar para dos personas, etc.
    • Desplegar categorías: nombrar el máximo número posible de objetos de las determinadas categorías en 60 segundos, como por ejemplo: animales; palabras que empiecen por la letra ....; nombres que empiecen por la letra M; animales que salten, etc.

VOLVER
IMPRIMIR
COMPARTIR

Customización de cookies

Cookies Analytics

Este sitio web utiliza cookies de terceros para cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos por medio de la cookie Google Anlytics

Cookies para compartir en redes sociales

Usamos algunos complementos para compartir en redes sociales, para permitirle compartir ciertas páginas de nuestro sitio web en las redes sociales. Estos complementos colocan cookies para que pueda ver correctamente cuántas veces se ha compartido una página.