Ir directamente al contenido

Consecuencias cognitivas del Daño Cerebral Adquirido

Nuestro sistema de memoria funciona del siguiente modo:

  • Inicialmente capta la información que le llega a través de nuestros sentidos (vista, oído, gusto, olfato, tacto). Esta información accede a la memoria inmediata o sensorial, en donde es retenida por un período muy breve de tiempo, generalmente unos pocos segundos.
  • La información pasa entonces a la memoria a corto plazo, donde es retenida durante un período corto de tiempo y luego es o bien rechazada, o bien trasvasada a la memoria a largo plazo.
  • La memoria a largo plazo contiene información sobre experiencias personales, información sobre todo lo que hemos aprendido e información asociada a capacidades funcionales (cómo se anda, se nada, se monta en bicicleta, se suben escaleras, etc.)


Una lesión cerebral puede afectar a la memoria y puede hacerlo generando diferentes clases de amnesia:

  • Amnesia postraumática. Se denomina así al estado temporal inmediatamente posterior a la lesión, en el que la persona está consciente y aparentemente ´normal´, pero su memoria cotidiana no funciona correctamente. Por ejemplo, no será capaz de recordar lo que ha desayunado esa mañana, u olvidará las visitas recibidas media hora después de que se hayan marchado.
  • Amnesia retrógrada. Este tipo de amnesia se produce cuando la persona afectada no puede recordar ninguna información del periodo inmediatamente anterior a la lesión ni del momento de la propia lesión. Puede afectar a lo acontecido en los minutos anteriores, pero también en las horas, días, meses o a veces años anteriores. En algunos casos los recuerdos se recuperan gradualmente o en breves fragmentos, pero en otros la pérdida de memoria es muy considerable y de carácter permanente.
  • Problemas de memoria a corto plazo (memoria cotidiana). Es la forma más común tras haber superado la fase aguda de la lesión cerebral y es también la que más interfiere en un primer momento en las actividades de la vida diaria: la persona tiene dificultad para recordar nombres, caras, sucesos, compromisos, lo que tiene que hacer, etc. y le ocurre en todas las facetas de su vida: la vida personal, las actividades profesionales, el ocio, etc. Ante estos vacíos de memoria, puede que recurra a un mecanismo defensivo llamado de "confabulación" que se define como una falsificación de la memoria que ocurre en estado de conciencia clara, en asociación con un estado de amnesia orgánica; de algún modo, por esta vía, la persona rellena sus pérdidas de memoria con cosas que inventa.

Buenas prácticas

  • Reducir la cantidad de información que la persona tiene que recordar.
  • Presentar la información de la forma más ordenada posible.
  • Establecer una rutina estructurada de tareas cotidianas: conviene que las más importantes se instruyan con un procedimiento estructurado, de dificultad creciente y minimizando la posibilidad de cometer errores (interfieren con los recuerdos correctos).
  • Elaborar un diario que la persona pueda utilizar para planificar las actividades del día y para recordar lo que ha hecho a lo largo de la jornada (en algunos casos puede resultar más útil grabar la información en un archivo de voz y escucharla para poder recordar.
  • Procurar que la persona afectada lea o escuche su diario varias veces al día y siempre al final de la jornada, para ayudarle a planificar eventos para los días siguientes, además de ayudarle a ejercitar la memoria a corto y largo plazo.
  • Tener un gran panel de actividades en la pared con espacio suficiente para anotar eventos importantes, colocado de tal manera que la persona afectada pueda verlo frecuentemente y anotar lo que considere. Conviene que el personal de apoyo tenga acceso a este panel para poder incluir lo que la persona afectada haya olvidado anotar.
  • Ayudarle a identificar objetos y espacios mediante letras, colores, dibujos, fotografías, etc.
  • Crear asociaciones: asociar el nombre de una persona con alguna característica que sí recuerde.
  • Crear una imagen visual: asociar el nombre de una persona o cosa o de una actividad a una imagen.
  • Animar a la persona afectada a que haga listas de todo tipo de cosas, como las tareas que tiene que realizar a lo largo del día, los pasos que hay que dar para realizar determinadas labores cotidianas, etc. Si resulta más cómodo, estas listas pueden incluirse en su diario personal.
  • Tener notas pegadas en los lugares habituales en los que la persona realiza una actividad cotidiana (por ejemplo, una nota en la puerta del baño que le recuerde que debe lavarse las manos antes de salir).
  • La repetición puede ayudar cuando la persona afectada conoce a alguien nuevo, por ejemplo. Una de las formas más eficaces para la repetición y el recuerdo de nueva información es escribirla, y la utilización permanente del diario personal puede ser de gran ayuda para ello.

VOLVER
IMPRIMIR
COMPARTIR

Customización de cookies

Cookies Analytics

Este sitio web utiliza cookies de terceros para cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos por medio de la cookie Google Anlytics

Cookies para compartir en redes sociales

Usamos algunos complementos para compartir en redes sociales, para permitirle compartir ciertas páginas de nuestro sitio web en las redes sociales. Estos complementos colocan cookies para que pueda ver correctamente cuántas veces se ha compartido una página.