Ir directamente al contenido

Consecuencias cognitivas del Daño Cerebral Adquirido

En la actualidad, la definición más generalmente aceptada es la que aportó Geschwind en 1975: "trastorno de la ejecución de los movimientos aprendidos que no puede explicarse por debilidad, incoordinación o pérdida sensorial o por incomprensión o desatención de la orden".

En otros términos, la apraxia es la pérdida de capacidad para llevar a cabo movimientos habituales, que le son familiares a la persona, a pesar de no tener alteraciones físicas -ni de tono muscular, ni de coordinación- que se lo impidan; la persona no tiene problemas físicos para realizar el movimiento necesario, pero se produce una disociación entre la idea -sabe lo que quiere hacer- y la ejecución -carece del control de acción-. El problema está en su incapacidad para iniciar y realizar la secuencia. Es habitual que la persona afectada diga: "Sé lo que debo hacer, pero no puedo hacerlo". A menudo, los familiares y cuidadores no comprenden este tipo de dificultades e interpretan, erróneamente, este comportamiento como una falta de cooperación.

Existe una gran variedad de apraxias. Estos son algunos ejemplos:

  • Apraxia de la marcha: Incapacidad en la realización del programa de movimientos integrado en el acto de la marcha.
  • Apraxia del vestido: Desorganización de los gestos que conciernen al acto de vestirse.
  • Apraxia del desarrollo: Trastorno consistente en una planificación y ejecución motoras ineficaces en niños debido a inmadurez de su Sistema Nervioso Central.
  • Apraxia ideomotora: Dificultad para ejecutar un gesto a pesar de entender la tarea y poseer la capacidad física para llevar a cabo dicho gesto.
  • Apraxia ideacional: Trastorno de un nivel más alto en el que los movimientos individuales están intactos y es la ejecución de una secuencia de movimientos complejos sobre objetos la que está deteriorada.
  • Apraxia constructiva: Incapacidad para construir figuras con un orden espacial.
  • Apraxia motora: Incapacidad para llevar a cabo los movimientos planeados o para manejar objetos pequeños aun conociendo el uso adecuado de éstos. Se produce como consecuencia de una lesión en la corteza frontal premotora en el lado contrario al de la extremidad afectada.
  • Apraxia oral no verbal: Incapacidad de producir eficiente e inmediatamente movimientos orales en respuesta a una orden verbal o la imitación verbal con capacidad conservada para producir semiautomáticamente acciones similares. Afecta a los movimientos de las estructuras respiratorias y bucales. La mayoría de las personas que presentan este tipo de apraxia experimentan mayor dificultad en la ejecución de los gestos respiratorios transitivos (P. ej: oler una flor) que en la de los gestos no respiratorios intransitivos (P. ej: sonreír).
  • Apraxia del habla: Alteración en la programación de los movimientos complejos, coordinados y secuenciales utilizados para la producción del habla en ausencia de una parálisis o lesión que impida el movimiento.

Buenas prácticas

  • Descomponer las tareas en series de secuencias de actividades y practicar cada paso de la secuencia, reduciendo gradualmente las indicaciones verbales y visuales hasta suprimirlas.
  • Detener a la persona afectada cuando esté realizando una tarea de forma incorrecta.
  • Enseñar a la persona cómo debe realizar la tarea mostrándole el movimiento o la posición concreta. Esto debe hacerse mediante demostración: por ejemplo, poner nuestra mano sobre la de la persona afectada y hacer el movimiento correcto para la consecución de la actividad que esté intentando llevar a cabo
  • Desarrollar una rutina diaria para las actividades de la vida diaria: alimentación, higiene, el vestido, desplazamientos, compras, mantenimiento del hogar... que permita interiorizar y automatizar los pasos.

Complementariamente, conviene consultar el tema de este Banco de Buenas Prácticas dedicado a la Enseñanza y Aprendizaje de Nuevas Habilidades.

VOLVER
IMPRIMIR
COMPARTIR

Customización de cookies

Cookies Analytics

Este sitio web utiliza cookies de terceros para cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos por medio de la cookie Google Anlytics

Cookies para compartir en redes sociales

Usamos algunos complementos para compartir en redes sociales, para permitirle compartir ciertas páginas de nuestro sitio web en las redes sociales. Estos complementos colocan cookies para que pueda ver correctamente cuántas veces se ha compartido una página.