Ir directamente al contenido

¿Cuáles son las principales causas del Daño Cerebral Adquirido?

Los accidentes cerebrovasculares, habitualmente conocidos como ictus, son cuadros clínicos generados por la interrupción, más o menos repentina, del flujo sanguíneo en una región del cerebro. Ello da lugar a una isquemia y una pérdida de la función de la que es responsable esa área del cerebro.

La OMS define los accidentes cerebrovasculares como signos clínicos de perturbación en la función cerebral de rápido desarrollo que dura más de 24 horas sin más causa aparente que un trastorno vascular.


Tipos de ictus o accidentes cerebrovasculares

En función de su etiología, un accidente cerebrovascular puede ser isquémico o hemorrágico:

  • El accidente cerebrovascular isquémico -también denominado oclusivo- es lo que se conoce comúnmente como infarto cerebral. Se presenta cuando la estructura pierde la irrigación sanguínea debido a la interrupción súbita e inmediata del flujo sanguíneo, lo que genera la aparición de una zona infartada; se debe pues a la oclusión de alguna de las arterias que irrigan la masa encefálica, oclusión que se produce generalmente por arterioesclerosis o bien por un coágulo o émbolo (en estos casos se habla de embolia cerebral) que procede de otra localización.
     
  • Un accidente cerebrovascular hemorrágico se debe a la ruptura de un vaso sanguíneo encefálico, ruptura que tiene como causas más frecuentes un pico de hipertensión arterial o un aneurisma congénito. La hemorragia conduce al accidente cerebrovascular por dos mecanismos: por un lado, priva de riego al área cerebral dependiente de esa arteria y, por otro, la sangre extravasada ejerce compresión sobre las estructuras cerebrales, incluidos otros vasos sanguíneos, lo que aumenta el área afectada.

Claves para reconocer un ictus cerebral
 

  • Pérdida de fuerza o sensibilidad en la mitad del cuerpo.
  • Pérdida de visión o visión borrosa.
  • Dificultad para hablar o para entender lo que dicen.
  • Dolor de cabeza repentino y de gran intensidad.

Factores de riesgo

Los principales factores de riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular son los siguientes:

  • El principal es la hipertensión arterial.
     
  • También son factores de riesgo:
    • la fibrilación auricular;
    • la diabetes;
    • los antecedentes familiares de la enfermedad;
    • el colesterol alto;
    • el aumento de la edad, especialmente después de los 55 años.
       
  • Las personas que tienen cardiopatía o mala circulación en las piernas causadas por estrechamiento de las arterias también son más propensas a sufrir un accidente cerebrovascular.


Síntomas

Los síntomas del accidente cerebrovascular varían en función de cuál sea la parte del cerebro que haya resultado dañada. En algunos casos, es posible que una persona ni siquiera se dé cuenta de que ha tenido un accidente cerebrovascular.

Los síntomas generalmente se presentan de manera súbita y sin aviso o pueden ocurrir a intervalos durante el primero o segundo día. Por lo general, son más graves inmediatamente después del accidente cerebrovascular, pero pueden empeorar lentamente:

  • Por lo general, se presenta dolor de cabeza, especialmente si el accidente cerebrovascular es causado por sangrado en el cerebro:
    • comienza repentinamente y puede ser intenso;
    • ocurre al estar acostado;
    • despierta a la persona;
    • empeora cuando se cambia de posición o cuando se agacha, hace esfuerzo o tose.
       
  • Otros síntomas dependen de la gravedad del accidente cerebrovascular y de la parte del cerebro afectada. Pueden abarcar:
    • Síntomas sensorio motores: cambios en la audición, visión, sentido del gusto, sensibilidad al tacto, dolor, presión, temperatura, torpeza motora, hormigueos, aumento del tono muscular, incoordinación, afectación en la movilidad en cara, brazos, tronco, piernas, problemas de deglución...
    • Síntomas cognitivos: afectación de la memoria, la atención, la comprensión y la expresión tanto oral, gestual como escrita, el cálculo, la orientación espacial y temporal, la capacidad para la resolución de problemas...
    • Síntomas conductuales: cambios en el nivel de consciencia, cambios emocionales, de personalidad, del estado de ánimo...
      Los síntomas de ictus abarcan:
    • cambio en la lucidez mental (incluyendo coma, somnolencia y pérdida del conocimiento);
    • cambios en la audición;
    • cambios en el sentido del gusto;
    • cambios en la sensibilidad que afectan el tacto y la capacidad para sentir el dolor, la presión o temperaturas diferentes;
    • torpeza;
    • confusión o pérdida de memoria;
    • dificultad para deglutir;
    • dificultad para leer o escribir;
    • mareos o sensación anormal de movimiento (vértigo);
    • falta de control de esfínteres;
    • pérdida del equilibrio;
    • pérdida de la coordinación;
    • debilidad muscular en la cara, el brazo o la pierna (por lo general, sólo en un lado);
    • entumecimiento u hormigueo en un lado del cuerpo;
    • cambios emocionales, de personalidad y estado de ánimo;
    • problemas con la vista, incluyendo disminución de la visión, visión doble o ceguera total;
    • problemas para hablar o entender los que dicen otras personas;
    • problemas para caminar.


Pronóstico

El pronóstico de un ictus depende de:

  • el tipo de accidente cerebrovascular;
  • la cantidad de tejido cerebral dañado;
  • las funciones corporales afectadas;
  • la prontitud de la atención médica y de la administración del tratamiento adecuado.


Las personas que tienen un accidente cerebrovascular isquémico tienen mayor probabilidad de sobrevivir que quienes sufren un accidente cerebrovascular hemorrágico.

La persona afectada se puede recuperar por completo o tener alguna pérdida permanente de la función o las funciones afectadas. Más de la mitad de las personas que tienen un accidente cerebrovascular son capaces de desenvolverse y seguir viviendo en su casa. Otras pierden su autonomía para las actividades de la vida diaria y requieren del apoyo de otras personas para realizarlas. También puede ocurrir que sean capaces de realizar todas las actividades de la vida diaria, pero que requieran de una supervisión constante para garantizar su correcta ejecución o para que no pongan en riesgo su integridad o la de otras personas.

VOLVER
IMPRIMIR
COMPARTIR

Customización de cookies

Cookies Analytics

Este sitio web utiliza cookies de terceros para cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos por medio de la cookie Google Anlytics

Cookies para compartir en redes sociales

Usamos algunos complementos para compartir en redes sociales, para permitirle compartir ciertas páginas de nuestro sitio web en las redes sociales. Estos complementos colocan cookies para que pueda ver correctamente cuántas veces se ha compartido una página.