Ir directamente al contenido

La epilepsia en las personas con discapacidad

En esta ficha se explican algunas cuestiones prácticas en relación con la epilepsia que conviene tener en cuenta en la vida cotidiana:

  • Alimentación. No hay por qué eliminar ningún alimento de la dieta de las personas que sufren de epilepsia; la creencia de que los picantes, especias, embutidos, etc., son desaconsejables carece de toda base científica. Tampoco hay por qué restringir la toma de chocolate, té, café o bebidas de cola invocando su carácter de sustancias excitantes; esta característica puede ser incluso útil en aquellos pacientes que toman antiepilépticos de carácter sedante. Únicamente se debe evitar la toma simultánea de algunas presentaciones de valproato sódico (Depakine) con bebidas gaseosas, ya que disminuyen la absorción del fármaco.
     
  • Alcohol. El alcohol favorece la aparición de crisis epilépticas por lo que debe evitarse; su efecto nocivo se agrava si además se asocia a falta de sueño. Sin perjuicio de lo anterior, el efecto perjudicial de algunos jarabes que tienen alcohol como disolvente es mínimo.
     
  • Tabaco. Si bien está demostrado que el tabaco es responsable de severos problemas respiratorios, cardiovasculares, cáncer, etc., no se ha establecido ninguna relación específica con la epilepsia.
     
  • Otras drogas. Está demostrado que todas las drogas, desde la marihuana a la heroína, pasando por anfetaminas, cocaína, drogas de diseño, etc., pueden provocar crisis convulsivas en personas no epilépticas; el riesgo para las personas que sufren epilepsia es todavía mayor, y más grave aún si se considera que el consumo de estas sustancias va unido a falta de sueño, ingesta de alcohol y abandono de la medicación antiepiléptica.
     
  • Sueño. La alteración del ritmo de sueño puede ser un factor desencadenante de ataques epilépticos. Es fundamental dormir de siete a diez horas al día, dependiendo de la edad y, sobre todo, tener unos horarios regulares para acostarse y levantarse.
     
  • Vómitos y diarrea. Si la persona tiene vómitos en los treinta minutos siguientes a la toma de medicación es conveniente repetir la dosis, pues probablemente no se haya absorbido. Si ha pasado más de media hora, lo más probable es que ya haya pasado al intestino, por lo que no es necesaria una toma adicional. En casos de diarrea que obliguen a la persona a mantenerse a dieta, se puede administrar la medicación en dosis repartidas a lo largo del día con cucharadas de agua.
     
  • Vacunas. Durante años se ha involucrado a la vacuna contra la tosferina en la génesis de ataques epilépticos, si bien ningún estudio lo ha demostrado fehacientemente. A pesar de ello en niños con epilepsias activas se sigue preconizando no administrar esta vacuna. Con el resto de vacunas está demostrado que no hay problema alguno.
     
  • Menstruación. Algunas mujeres sufren un incremento del número de crisis durante la fase menstrual; en algunos casos incluso sólo aparecen en esa fase del ciclo.
     
  • Ejercicio físico y deporte. En principio y, en general, no hay ninguna razón para evitar que una persona epiléptica realice deporte o ejercicio físico, pues son actividades que no provocan crisis, si bien algunos deportes de alto riesgo sí deben restringirse: submarinismo, escalada, paracaidismo, etc. Deportes como el ciclismo, la equitación o la natación se pueden practicar acompañados y los dos primeros protegidos con casco y en lugares poco transitados. En cualquier caso, la conveniencia o no de practicar deportes debe ser objeto de una valoración individual.
     
  • Ocio. La gran mayoría de las personas que sufren epilepsia no tienen ningún problema para ver la televisión, pero un número reducido de casos sufren crisis convulsivas cuando se acercan a la pantalla para sintonizar un canal o ajustarlo, especialmente en habitaciones poco iluminadas. En estos casos la habitación tiene que estar suficiente y uniformemente iluminada, el televisor adecuadamente reglado, y conviene emplear el mando a distancia para los ajustes y mantenerse a una distancia no inferior a tres metros. Los videojuegos provocan crisis en algunos casos; los niños y jóvenes afectados no deben jugar durante períodos superiores a una hora, la habitación debe estar bien iluminada y es aconsejable utilizar pantallas protectoras; estas mismas pautas son aplicables cuando se utilizan ordenadores. Las personas que padecen epilepsia fotosensible deben evitar la asistencia a discotecas pues este estímulo pueden generar crisis.
     
  • Trastornos psiquiátricos. Durante décadas se ha postulado la existencia de una "personalidad epiléptica", caracterizada por lentitud mental, impulsividad, humor lábil, rasgos obsesivos, etc.; estas características se describieron en pacientes con epilepsias graves, de larga evolución, bajo tratamiento con barbitúricos en su mayoría. Actualmente se considera que la epilepsia, como cualquier enfermedad crónica, influye sobre el desenvolvimiento de la persona en la sociedad, más aún cuando se ve sometida a la toma diaria de medicaciones, a la limitación de ciertas actividades, a situaciones de discriminación laboral, etc. Estos factores son los que determinan que algunas personas que padecen epilepsia puedan desarrollar problemas psicológicos derivados de la limitación de su calidad de vida y de la estigmatización social, más que de una supuesta personalidad epiléptica, actualmente no aceptada. En otros términos, las alteraciones psiquiátricas en personas epilépticas son más la excepción que la regla.
     
  • Muerte súbita. A pesar de la apariencia física que adquiere una persona epiléptica durante una crisis convulsiva, en la que puede parecer que se va a asfixiar, es extremadamente raro el fallecimiento durante un ataque. Los casos de muerte son debidos a asfixia por alimentos al ocurrir la crisis durante la comida, por aspiración del vómito o por sofocación, al quedar inconsciente con la cara hundida en la almohada. Algunos estudios achacan las muertes súbitas en personas epilépticas a arritmias cardíacas desencadenadas en el seno de las crisis epilépticas, pero esta hipótesis no se ha demostrado con certeza.
VOLVER
IMPRIMIR
COMPARTIR

Customización de cookies

Cookies Analytics

Este sitio web utiliza cookies de terceros para cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos por medio de la cookie Google Anlytics

Cookies para compartir en redes sociales

Usamos algunos complementos para compartir en redes sociales, para permitirle compartir ciertas páginas de nuestro sitio web en las redes sociales. Estos complementos colocan cookies para que pueda ver correctamente cuántas veces se ha compartido una página.