Ir directamente al contenido

¿Cómo diseñar una Planificación Esencial del Estilo de Vida?

Criterios básicos para el diseño del Plan Inicial

Cuando ya se ha recopilado toda la información necesaria, la persona responsable de la Planificación Esencial del Estilo de Vida ya estará en situación de ordenarla, sistematizarla y redactarla. Para hacerlo, conviene utilizar un soporte bien estructurado (en Anexo A, se propone una planilla estructurada en diferentes secciones que permite una buena ordenación de los distintos tipos de información). Este primer volcado de información constituirá la base del Plan Inicial, aunque lógicamente irá evolucionando y completándose a medida que conozca mejor a la persona. En realidad, este Plan Inicial sirve de matriz básica a la que se irá volcando toda la información.

El primer paso para diseñar el Plan Inicial es revisar todas las notas recopiladas y tratar de organizarlas de forma estructurada. En esta fase 3 se describe la secuencia que conviene seguir al hacer esa ordenación, pero conviene tener presente en todo momento que, si al cumplimentar una sección determinada aparece algún dato que encajaría mejor en otra sección, conviene remitirse a esa otra sección y anotar ya esa información, para evitar olvidos. Al insertar la información en cada sección, conviene también tratar de considerar qué otros aspectos deberían incluirse pero de los que, de momento, se carece de información, ya que, en base a esa reflexión, cabrá considerar nuevas entrevistas o reuniones para completar la información. Para evitar despistes, conviene recoger todos esos aspectos o lagunas en una sección específica titulada "cuestiones pendientes".

Es posible que en el momento de la redacción inicial, se planteen dudas sobre cuál es la sección más adecuada para recoger una determinada información o sobre la forma más correcta y precisa de expresar una determinada cuestión; no hay que preocuparse en exceso por ello; de momento, lo que interesa es plasmar toda la información recogida; ya habrá tiempo, más adelante, de revisar los contenidos del plan y, en su caso, de introducir las modificaciones que se estimen pertinentes.

Al redactar el Plan Inicial, conviene tener presentes los siguientes criterios generales:
Distinguir entre lo que es importante para la persona y lo que es importante para los demás.
Indicar qué cosas importantes para la persona se encuentran ausentes de su vida.
Indicar qué cosas que preferiría que no formaran parte de su vida están presentes en ella.
Distinguir entre las cosas que le gustan y le disgustan.

En los casos en los que la persona tenga grandes dificultades de comunicación, y en los que además requiera mucha asistencia para su vida diaria sin tener la posibilidad de comunicar cada vez cómo le gustaría que le prestaran ese apoyo, conviene describir detalladamente las diferentes partes de las rutinas diarias, ayudándose de la ficha de comunicación, al objeto de disponer de unas pautas de referencia que ayudarán a quienes prestan los apoyos a ajustar su intervención a lo que la persona prefiere.

Hay que tener presente que, el Plan Inicial, por constituir la primera aproximación, no puede ser ni completo ni perfecto. Ya irá mejorando a medida que avance la puesta en práctica del proceso.

VOLVER
IMPRIMIR
COMPARTIR

Customización de cookies

Cookies Analytics

Este sitio web utiliza cookies de terceros para cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos por medio de la cookie Google Anlytics

Cookies para compartir en redes sociales

Usamos algunos complementos para compartir en redes sociales, para permitirle compartir ciertas páginas de nuestro sitio web en las redes sociales. Estos complementos colocan cookies para que pueda ver correctamente cuántas veces se ha compartido una página.