Ir directamente al contenido

Estrategias para responder a una conducta antes de que empeore

Si la persona sigue malhumorada o nerviosa y presenta conductas autolesivas o destructivas, puede ser útil recurrir a la relajación. A continuación, se ofrecen algunas pautas que pueden resultar muy eficaces a la hora de ayudar a la persona a relajarse.

  • Ejemplos:
    • Muéstrele que sabe que está enfadado: "Sé que estás enfadado". "Pareces estar enfadado". "Estás de mal humor porque ..."
    • Dígale que se tranquilice: "Necesitas calmarte". "Relájate". "Te vendría bien estar más calmado". "Sería bueno que te retiraras a un sitio más tranquilo".
    • Dígale que haga ejercicios que favorecen la relajación, enseñándole cómo se hacen: "Respira profundamente". "Levanta los brazos". "Respira profundamente de nuevo".

Pautas de Buenas Prácticas

Si con este tipo de instrucciones no consigue cortar la conducta, trate de convencer a la persona para que se retire a un lugar más tranquilo, donde le resulte más fácil calmarse:

  • Puede ir a sentarse a una sala desocupada o retirarse a su habitación.
  • Una vez se encuentre en un lugar tranquilo, dígale que se ponga cómoda, ya sea sentada o acostada.
  • Ayude a la persona a ponerse cómoda: dígale que se quite los zapatos, que se afloje la ropa y que relaje los brazos apoyándolos en el sillón o sobre su regazo, en posturas de relajación. Recuerde que no se trata de obligarle a hacerlo, sino de animarle y ayudarle a que lo haga.
  • Dé estas instrucciones utilizando un tono de voz pausado que muestre que lo que quiere es ayudarle.
  • Dígale a la persona que se tranquilice y ayúdele a calmarse enseñándole a relajar las distintas partes de su cuerpo. Por ejemplo, puede resultar útil ayudarle a identificar la parte de su cuerpo que debe relajar (brazo, cuello, frente, etc.), tocándole con la mano. Otra forma de conseguir que se tranquilice consiste en hacerle agitar las manos y los dedos hasta que el cansancio le produzca una sensación de relajación.
  • Hágale entender qué significa relajarse, utilizando frases como: "Deja los brazos muertos".
  • Dígale que respire profundamente, que retenga la respiración y que después empiece a soltar el aire muy despacio. Mientras tanto, vaya repitiéndole: "Relájate", "cálmate". Realice esta operación hasta cinco veces por sesión.

VOLVER
IMPRIMIR
COMPARTIR

Customización de cookies

Cookies Analytics

Este sitio web utiliza cookies de terceros para cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos por medio de la cookie Google Anlytics

Cookies para compartir en redes sociales

Usamos algunos complementos para compartir en redes sociales, para permitirle compartir ciertas páginas de nuestro sitio web en las redes sociales. Estos complementos colocan cookies para que pueda ver correctamente cuántas veces se ha compartido una página.