Ir directamente al contenido

Apoyos para alimentarse

Alimentación por sonda

El continuación se recogen, si bien con ligeras adaptaciones, los contenidos referidos a la alimentación por sonda que se describen en el "Manual de Formación. La atención y el cuidado de las personas en situación de dependencia" de E. Fuertes, M. Mateo, M. e Y. Lanza, editado en 2011, por la Dirección General de Políticas Sociales del Gobierno de Cantabria, y en el "Manual de Procedimientos de Enfermería del Hospital de Basurto" de Garay Rubio, T; Larrea Aretzabaleta, I.; Urruela Oliván, M., publicado en 2001.


Aspectos generales

  • Como se ha indicado en la ficha sobre apoyos para alimentarse, en algunos casos es necesario recurrir a la alimentación por sonda: personas con enfermedades que impiden deglutir correctamente, personas que presentan una marcada pérdida de apetito, personas con alteraciones neurológicas...
  • La alimentación por sonda es la que se hace mediante la conexión de una sonda a alguna parte del apartado digestivo:
    • La sonda nasogástrica se introduce por la nariz y va hasta el estómago.
    • La sonda de gastrostomía se introduce por el abdomen y va directamente al estómago.
    • Cuando se recurre a cualquiera de estas dos vías, es necesario que los alimentos estén en forma líquida y contengan el mismo valor alimenticio, en términos de nutrientes, que una dieta normal y equilibrada.


Cuidado de la sonda nasogástrica

  • La sonda se fija a la nariz con esparadrapo hipoalergénico. Se recomienda poner un esparadrapo nuevo e ir cambiando de sitio la fijación para evitar irritaciones, siguiendo los pasos siguientes diariamente:
    • Despegar el esparadrapo o tirita usado.
    • Limpiar la nariz con una gasa, agua y jabón.
    • Secarla bien.
    • Colocar un esparadrapo nuevo con cuidado de que la sonda no roce o deforme la nariz y comprobando (tirando suavemente) que la sonda no se desplaza.
  • La parte exterior de la sonda nasogástrica se debe limpiar a diario con una gasa, agua tibia y jabón suave y, luego, aclararla y secarla.
  • El cambio de sonda lo decide y lo lleva a cabo el personal de enfermería. Si el personal de apoyo observa que el color de la sonda se oscurece, o que presenta grietas u orificios debe avisar al personal de enfermería o al médico para que la cambien.
  • Los orificios nasales se deben limpiar una vez al día, con un bastoncillo de algodón humedecido con agua caliente o templada.
  • Es recomendable, aplicar en la zona una crema hidratante para evitar irritaciones, cuidando de no desplazar la sonda.
  • La sonda tiene que estar siempre cerrada, salvo cuando se administra la alimentación.
  • Para ducharse, es necesario mantener bien cerrado el tapón de la sonda y, una vez finalizada la ducha, hay que secar bien la zona de fijación y cambiar la tirita o esparadrapo de sujeción.
  • Aunque, la persona tome los alimentos por la sonda, es importante cuidar la limpieza de la boca. Por ello se deben cepillar los dientes y la lengua con un cepillo y pasta de dientes, como mínimo dos veces al día (por la mañana y por la noche), intentando que no trague el agua. Si se aprecia que los labios están resecos, suavizarlos con crema de cacao o vaselina. Si es necesario, humedecer la boca varias veces al día (3-4 veces/día) con una gasa empapada en agua.


Cuidado de la sonda gástrica

  • Para el cuidado de la sonda nasogástrica es necesario:
    • Lavar cada día la zona del estoma (orificio cutáneo por el que se introduce la sonda) bien con agua y jabón, bien con una solución desinfectante. Al hacerlo, comprobar que la piel del estoma no presenta irritación, inflamación o secreción.
    • Cambiar a diario el esparadrapo hipoalergénico que fija la sonda a la pared abdominal a varios centímetros del estoma.
    • Vigilar la posible pérdida de alimento o jugo digestivo a través del estoma y mantener la zona siempre seca. Si hay escape, limpiarlo inmediatamente y colocar una gasa alrededor de la sonda que se cambiará tantas veces como sea necesario.
    • Verificar periódicamente la posición de la sonda; para ello, traccionar la sonda suavemente hacia arriba hasta notar el tope interno, que es el balón inflado o la pestaña de silicona. Al cogerla entre los dedos, esta deberá girar sin dificultad en el interior del estómago.
  • El disco de plástico, que es el soporte externo de la sonda, puede levantarse un poco para limpiar mejor la zona del estoma, pero sin tirar de él.
  • Si la situación de la persona lo permite, puede ducharse siempre que se tenga la precaución de cerrar la sonda con los tapones. No es conveniente sumergir la sonda en piscinas o agua de la bañera. Tras el aseo se secará el punto de inserción o estoma y se cambiará el esparadrapo que servía de fijación.
  • Conviene animar a las personas que precisan nutrición enteral a que se movilicen en la cama, se levanten y deambulen, si su estado general lo permite.
  • Si la persona está encamada debido a una enfermedad, deberán practicarse cambios posturales cada 2 o 3 horas.


Alimentos

  • Para la nutrición enteral se pueden utilizar fórmulas culinarias o preparados comerciales:
    • Los preparados comerciales para la nutrición por sonda contienen una composición exacta y equilibrada de los tres nutrientes básicos: proteínas, grasas e hidratos de carbono. Pueden enriquecerse con vitaminas y oligoelementos constituyendo así una dieta completa. También pueden modificarse atendiendo a las necesidades específicas de cada persona.
      Estos preparados comerciales se pueden encontrar también como suplementos. Están formados por uno o más nutrientes y se utilizan como complemento a la dieta oral. Se presentan en envases monodosis y pueden ser líquidos, en polvo o en forma de pudding. Los más utilizados son los suplementos proteicos y energéticos.
    • Las formas culinarias son las que están constituidas por alimentos cocidos y triturados a los que se les añade agua, leche, caldo... Tienen el inconveniente de no ser exactas y equilibradas en cuanto a su composición y pueden obstruir fácilmente las sondas por su viscosidad.
  • Para su administración requieren sondas de mayor calibre.


Formas de administración

  • Administración intermitente
    La administración intermitente es la que más se acerca a un horario de alimentación normal, en la medida en que se espacian las tomas al igual que se espacian las comidas a lo largo del día. Se puede hacer con tres sistemas.
    • Sistema de goteo. Se administra la dieta espaciada en tomas (4 ó 5 a lo largo del día).
    • Bomba de infusión: en vez de utilizar un sistema de goteo convencional se hace con bomba de infusión que regula exactamente la velocidad a la que se administra la dieta.
    • Bolo con jeringa: la dieta se administra a emboladas de 200-400 ml en 20-30 minutos utilizando jeringas de gran volumen (50 ml) y espaciando las tomas (una toma cada 4-6 horas).
  • Administración continua
    • En este caso, la administración de la dieta se realiza por goteo lento (40-150 ml/h) y continuo durante las 24 horas del día, o bien dejando unas horas de descanso nocturno.
  • Administración con jeringa
    • Para dar la comida la persona tiene que estar sentada. Si estuviera en cama, debe colocarse en posición incorporada, con el cabecero levantado en ángulo de 40º aproximadamente.
    • Antes de administrar la comida, hay que lavar la sonda conectando la jeringa cargada con unos 30 cc de agua.
    • Se vierte la cantidad de alimento necesario en un recipiente limpio; debe estar a temperatura ambiente y hay que agitarlo antes de su uso.
    • A continuación, se va aspirando el contenido del recipiente con la jeringa. La entrada del alimento debe ser lenta.
    • Cuando haya pasado todo el producto, hay que desconectar la jeringa de la sonda, cerrar el tapón de la sonda y aclarar la jeringa con agua del grifo.
    • Una vez limpia, volver a poner agua para lavar la sonda como antes de dar la comida. No olvidar volver a cerrar la sonda al acabar.
    • Es importante dejar a la persona media hora en la misma posición en la que ha comido y observar la tolerancia a la dieta, así como cualquier signo que indique anomalías.

Recomendaciones en la alimentación por sonda
 

  • Referidas a la persona
    • Mantenerla en ángulo de 30-45º (sentada o semisentada) mientras se administra la fórmula.
    • Si el médico lo índica se comprobará el residuo o contenido gástrico antes de cada toma. Si el residuo es superior a 150 ml debe suspenderse la alimentación porque existe riesgo de aspiración del contenido gástrico al aparato respiratorio. En caso de que esto ocurra, se espera una hora y, si transcurrida esta logra reducirse el contenido residual, se reanuda la nutrición pero con un flujo más lento hasta conseguir la normalización del residuo.
    • Comprobar la velocidad de goteo (si se usa este sistema) y no administrar ni más cantidad ni a un ritmo mayor del recomendado.
    • Administrar entre 500 y 1.000 ml de agua además de la dieta y de la que se emplea para lavar la sonda.
    • Observar la aparición de náuseas, vómitos o diarrea.
       
  • Referidas a la fórmula
    • Almacenar los productos no utilizados en sitio seco y protegido de la luz.
    • Comprobar la fecha de caducidad.
    • Anotar la fecha y hora de apertura del envase.
    • Administrar la fórmula a temperatura ambiente.
    • Los envases, una vez abiertos, deben administrarse inmediatamente o conservarse en frigorífico no más de 24 horas.
    • No mantener abierta y conectada la botella al sistema (de goteo o bomba de infusión) más de 24 horas, ya que existe un gran riesgo de contaminación.
       
  • Referidas a la administración de fármacos
    • Los medicamentos NO deben mezclarse con las fórmulas de nutrición enteral.
    • Cuando sea necesaria la administración de medicamentos, esta se hará de forma independiente a la alimentación, lavando la sonda con 25-30 ml de agua antes y después de administrarlos.

VOLVER
IMPRIMIR
COMPARTIR

Customización de cookies

Cookies Analytics

Este sitio web utiliza cookies de terceros para cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos por medio de la cookie Google Anlytics

Cookies para compartir en redes sociales

Usamos algunos complementos para compartir en redes sociales, para permitirle compartir ciertas páginas de nuestro sitio web en las redes sociales. Estos complementos colocan cookies para que pueda ver correctamente cuántas veces se ha compartido una página.