Ir directamente al contenido

¿Cuáles son los fundamentos básicos de una comunicación efectiva?

Antes de entrar a detallar recomendaciones y buenas prácticas para una comunicación efectiva, conviene detenerse en sus fundamentos básicos, porque ellos son quienes deben regir o inspirar su aplicación práctica:
 

  • La comunicación es tanto verbal como no verbal:
    • La comunicación verbal es la que se basa en el uso de palabras, ya sean escritas o habladas.
    • Las formas no verbales de comunicación incluyen gestos, lenguaje corporal, símbolos, signos, objetos de referencia y ayudas para la comunicación.
    • La mayoría de las personas combinan y utilizan simultáneamente ambas formas, pero para algunas personas con discapacidad la comunicación no verbal constituye la única alternativa eficaz.
       
  • La comunicación es tanto oral como no oral:
    • La comunicación oral es la que tiene un output sonoro.
    • La comunicación no oral es la que no tiene un output sonoro.
    • Ambas pueden ser verbales o no verbales.
       
  • Existen pues diversas combinaciones:
           
             
     
  • La comunicación implica una doble función: expresarse y entender lo que otras personas expresan. Para definir bien los apoyos que necesita una persona con dificultades de comunicación es importante llegar a determinar, con la mayor precisión posible, en qué medida puede expresarse, por unos u otros medios, y en qué medida entiende lo que otras personas expresan. Si no se diagnostica bien esa situación de partida, es probable que los apoyos que se articulen no sean los más idóneos, bien porque se ha sobrevalorado la capacidad comunicativa de la persona, bien porque, por el contrario, se ha infravalorado.

    La comunicación es una actividad compartida: depende tanto de la persona que se expresa como de la que recibe el mensaje. Dado que la comunicación es una función de doble vía, en la que intervienen el emisor y el receptor, no es suficiente con valorar las capacidades y/o limitaciones para la comunicación de la persona con discapacidad; también hay que reflexionar sobre las capacidades y actitudes de comunicación de quienes actúan como interlocutores y sobre la necesidad de desarrollar nuevos estilos, formas y habilidades de interacción. Es fundamental fomentar la intención comunicativa y reforzar constantemente la comunicación, la motivación y la ilusión de ambas partes. La rutina, las prisas o la falta de sensibilidad e implicación puede determinar que no siempre se actúe de la forma más adecuada.
  • La comunicación puede dar lugar a interpretaciones erróneas. Es fácil malinterpretar lo que alguien está diciendo, particularmente cuando no utiliza las formas de comunicación que son habituales para su interlocutor: así, la persona con dificultades de comunicación puede alcanzar una interpretación errónea de lo que le decimos y, a la inversa, podemos interpretar mal lo que ella trata de comunicarnos o incluso la comprensión que tiene de lo que le comunicamos. Esto se puede evitar olvidando las prisas, asegurando una escucha activa y un continuo feedback.
     
  • La comunicación es una cuestión de dignidad y de respeto. La comunicación refuerza la dignidad y la igualdad de las personas y, por ello, es imprescindible que prestemos a las personas con dificultades para comunicarse los apoyos idóneos para hacerlo.
     
  • La comunicación es un derecho. La comunicación es una necesidad para el ser humano y por ello es necesario considerarla un derecho y defender y promover activamente su ejercicio, eliminando cualquier barrera que lo impida o dificulte.
     
  • La comunicación humana es previa al lenguaje. Al inicio de nuestras vidas somos ricos en habilidades comunicativas mucho antes de que haya aparecido el lenguaje. A medida que el lenguaje se va instaurando, la función comunicativa va siendo asumida por el lenguaje que, por su riqueza, flexibilidad y creatividad, es el más perfeccionado de los sistemas de comunicación. Su protagonismo y su predominancia, no obstante, no deben hacernos perder de vista que no es la única forma de comunicación existente.
     

No debemos considerar, como todavía ocurre con frecuencia, que la comunicación es simplemente una habilidad a mejorar: es el objetivo y el resultado de un proceso de aprendizaje con impacto directo en la calidad de vida.

Hay que aprovechar y fomentar al máximo las capacidades comunicativas de la persona. Si generamos una comunicación limitada, basada en preguntas y respuestas cerradas, no respetamos el derecho de la persona a la comunicación; da pie a confusiones y malos entendidos y deriva en temas de conversación cada vez más limitados. Paulatinamente, este contexto va mermando la motivación y la intención comunicativa.Tan importante como promover las situaciones de comunicación exitosa, es evitar los fracasos porque pueden generar un sentimiento de frustración en la persona que, a su vez, puede mermar su interés por comunicar.


DERECHOS DE LA COMUNICACIÓN (ASHA American Speech-Language-Hearing Association, 1992.):

Todas las personas, cualquiera que sea su grado de discapacidad, tienen derecho a influir en las condiciones de su propia existencia mediante la comunicación. En particular:

  • Tienen derecho a pedir o solicitar cosas, acciones, situaciones y personas.
  • Tienen derecho a rechazar cosas, acciones, situaciones y personas.
  • Tienen derecho a expresar preferencias personales, o sentimientos.
  • Tienen derecho a que se les presenten alternativas diversas que les permitan ejercer su derecho de elección.
  • Tienen derecho a rechazar las alternativas que se les presentan.
  • Tienen derecho a solicitar la atención de otra persona y a interactuar con ellas.
  • Tienen derecho a solicitar información y a ser informadas de los cambios que se produzcan en su rutina y en su entorno habitual.
  • Tienen derecho a acceder a las terapias y tratamientos más idóneos para mejorar sus habilidades comunicativas.
  • Tienen derecho a obtener una respuesta a todos sus intentos comunicativos, independientemente de que la persona a quien se solicita dicha respuesta pueda o no satisfacer su petición.
  • Tienen derecho a acceder a servicios y productos de apoyo propios de los sistemas aumentativos y alternativos de comunicación así como a cualquier otra tecnología de apoyo.
  • Tienen derecho a que sus productos de apoyo para la comunicación se encuentren en buen estado de funcionamiento en todo momento.
  • Tienen derecho a desenvolverse en entornos que promuevan y favorezcan la comunicación con otras personas, en particular con pares.
  • Tienen derecho a que se les hable con respeto y cortesía.
  • Tienen derecho a que se dirijan a ellas de forma directa, sin que otros hablen en su nombre, ni se aluda a ellas en tercera persona cuando están presentes.
  • Tiene derecho a que el proceso de comunicación sea apropiado desde el punto de vista de significado, comprensión y patrones lingüísticos y culturales.

VOLVER
IMPRIMIR
COMPARTIR

Customización de cookies

Cookies Analytics

Este sitio web utiliza cookies de terceros para cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos por medio de la cookie Google Anlytics

Cookies para compartir en redes sociales

Usamos algunos complementos para compartir en redes sociales, para permitirle compartir ciertas páginas de nuestro sitio web en las redes sociales. Estos complementos colocan cookies para que pueda ver correctamente cuántas veces se ha compartido una página.