Ir directamente al contenido

¿Qué es la afectividad?

Muchas de nuestras acciones no son el resultado de un pensamiento racional, sino de estados afectivos; de hecho, algunas de las decisiones más importantes de nuestras vidas (profesión, pareja, etc.) están fuertemente condicionadas por nuestra afectividad.

Las funciones psicoafectivas son aquellas que nos permiten la interpretación subjetiva de la información que recibimos del medio en que vivimos, de uno mismo y de los demás. La palabra afecto hace referencia a un patrón de conductas observables que son la expresión de los sentimientos experimentados subjetivamente o emociones. Son aquellas que dan un tono vital a toda esa información que manejamos constantemente. Son las que hacen que nos sintamos bien o mal, tristes o alegres, dinámicos y con energía o cansados, o también deprimidos sin razón aparente, nerviosos o relajados.

Al hablar de funcionamiento psicoafectivo hacemos referencia al sentimiento subjetivo, a las variables de personalidad y a los comportamientos relacionados con el continuo del estado de ánimo en la relación con uno mismo, con los demás y con el entorno. Hace referencia a la forma en que nos afecta personalmente y a la manera en que asumimos y afrontamos la interacción con el medio, la capacidad de adaptación y afrontamiento de las exigencias ambientales.

Lo racional y lo emocional están fuertemente imbricados y participan de todas nuestras decisiones:

  • así, la afectividad influye en el conocimiento en la medida en que determina el interés de las personas por una determinada materia y en la medida en que también juega un importante papel en el impulso de la experimentación en cualquier campo del conocimiento;
  • por su parte, la actividad intelectual y el conocimiento influyen muy decisivamente en las conductas en las que predomina la afectividad, modulándolas y temperándolas.

Puede decirse que existe una unidad esencial de la vida psíquica y que no existen facultades con entidad propia. La afectividad origina la mayoría de las conductas y condiciona las demás, lo que la convierte en el motor del comportamiento humano.


Cuatro características básicas permiten delimitar la afectividad

  • Es un estado subjetivo, personal e interior, en el que el protagonista es el propio individuo.
  • Es algo experimentado personalmente por el sujeto que lo vive.
  • Tiene tres expresiones -las emociones, los sentimientos y los afectos- propias de la experiencia humana: el amor, el cariño, o la ternura, pero también el odio, la vergüenza o la rabia.
  • Toda experiencia tiene un componente afectivo, y deja una huella persistente en la historia vital del individuo.

Tiene especial relevancia la vinculación afectiva. A lo largo de nuestra vida, los seres humanos necesitamos personas en las que poder confiar, que nos cuiden y que nos quieran -es el papel de la familia, de la pareja y de los amigos- y, a la vez, representamos esa figura de apego para otras personas: la combinación de ambos roles es la que determina el equilibrio personal.
 

VOLVER
IMPRIMIR
COMPARTIR

Customización de cookies

Cookies Analytics

Este sitio web utiliza cookies de terceros para cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos por medio de la cookie Google Anlytics

Cookies para compartir en redes sociales

Usamos algunos complementos para compartir en redes sociales, para permitirle compartir ciertas páginas de nuestro sitio web en las redes sociales. Estos complementos colocan cookies para que pueda ver correctamente cuántas veces se ha compartido una página.