Infancia y Familia

Intervención familiar

Procesos clave en la intervención familiar: la creación de una alianza de trabajo con la familia

Indicadores de que se ha establecido una buena alianza de trabajo con la familia

Indicadores de conexión emocional

Éste sería el perfil de una óptima conexión emocional entre el profesional y cada usuario particular:

  • La persona usuaria ve al profesional como una persona importante en ese momento de su vida.
  • La persona usuaria trata al profesional con familiaridad.
  • La persona usuaria tiene la sensación de que la relación se basa en la confianza, el afecto, el interés y el sentido de pertenencia;
  • La persona usuaria tiene la sensación de que más allá de reconocer su función profesional, al profesional le importa de verdad, y que «está ahí» para el usuario,
  • La persona usuaria tiene la sensación de que el profesional puede entender o compartir la visión del mundo o las experiencias del usuario;
  • Para la persona usuaria, la sabiduría y experiencia del profesional (de manera individualizada, no sólo como miembro de una institución) son importantes.

Aunque esta definición se refiere a las relaciones individuales –de un profesional con un usuario– y no al vínculo emocional del profesional con la familia en su conjunto, ambas cosas están estrechamente relacionadas.

Los miembros de la familia se fijan en cómo los otros miembros de la familia hablan sobre el profesional cuando éste no está presente y suelen poner atención a cómo cada uno de ellos interactúa con el educador o el psicólogo durante las entrevistas conjuntas.

Generalmente, los miembros más motivados de una familia se animan cuando ven que los otros miembros con menos motivación o más reacios van sintiéndose más cómodos y cercanos al profesional y que éste empieza a llegar a aquellos que estaban reticentes, inseguros, asustados o a la defensiva.

En general, los resultados de la investigación en el ámbito de la psicoterapia pueden generalizarse a la intervención familiar, y muestran que los clientes valoran a los terapeutas que son cálidos, activos, con los pies en la tierra, informales, de confianza, optimistas, seguros, con sentido del humor, interesados por ellos y comprensivos.