Infancia y Familia

Intervención familiar

Intervención familiar: definición y objetivos

La intervención familiar se entiende como un conjunto de actuaciones de carácter profesional que se desarrollan cuando no está suficientemente garantizada la atención a los menores por parte de sus progenitores o tutores legales.

Tiene por objeto fomentar en todos los miembros de la familia la adquisición de habilidades básicas y hábitos de conducta necesarios para superar la situación de crisis, riesgo vulnerabilidad que ha dado origen a la intervención.

El trabajo se desarrolla en el medio natural de convivencia, con el fin de crear en la familia las condiciones idóneas para el desarrollo de todos sus miembros.

Los objetivos generales de la intervención familiar son los siguientes:

  • Apoyar al sistema familiar para disminuir los indicadores de riesgo detectados y fomentar los protectores, asegurando así una atención adecuada de los menores, cubriendo sus necesidades físicas, emocionales, cognitivas y sociales.
  • Dotar a los padres, tutores o guardadores de estrategias y herramientas suficientes para adquirir/mejorar sus habilidades parentales.
  • Favorecer que los menores adquieran habilidades que puedan potenciar su autoprotección.
  • Reforzar y/o establecer redes y sistemas normalizados de apoyo hacia la familia.

Los objetivos específicos, sin embargo, se fijan en cada intervención y dependen de la modalidad de programa de intervención en el que esté incluido el menor y el Plan de Caso estipulado a partir del diagnóstico realizado acerca de y junto con la unidad familiar.