Enfermedad mental

Grupos de ayuda mutua

La gestión del conflicto en los grupos de ayuda mutua

Reglas básicas de funcionamiento

Respeto
  • El respeto por todas las personas participantes, sus ideas, maneras de ser y experiencias de vida es la primera y más básica de las reglas de un grupo de ayuda mutua. Sin su desempeño, las dinámicas pueden convertirse en nocivas para sus miembros.
  • En primer lugar, el respeto se refiere al uso de un trato cordial y unas maneras adecuadas de hablar. Hay que ser amable con los demás, no utilizar groserías, no levantar la voz, evitar las palabras que puedan hacer daño, etc.
  • Igualmente, es básico respetar los turnos de palabras. Se debe permitir que todos y todas puedan expresar sus ideas y opiniones. Por tanto, hay que otorgar tiempo a todas las personas participantes.
  • Asimismo, el respeto significa no juzgar a los demás. Cada uno tiene sus ideas, valores y formas de ser.
  • Toda persona participante debe sentirse cómoda y segura para poder hablar con naturalidad de sus experiencias.
  • Por último, respetar también significa no dar consejos. En un grupo de ayuda mutua no se le dice a los demás lo que deben hacer o cómo deben comportarse. Toda persona puede exponer qué le resulta válido a ella misma y cuáles son sus propias estrategias para superar las dificultades y/o lograr sus objetivos. Pero no debe intentar convencer a los demás de actuar de una manera o de otra. Cada uno deberá encontrar su camino.