Enfermedad mental

Grupos de ayuda mutua

¿Qué figuras hay dentro de un grupo de ayuda mutua?

La persona facilitadora

La formación y capacitación del/de la facilitador/a grupal

Dificultades en el ejercicio del rol de facilitación

La persona que facilita el encuentro con los demás muchas veces se siente desbordada por:

  • Las demandas.
  • La dificultad de poner límites a la ayuda.
  • El contagio emocional de los otros miembros.
  • La confusión entre su papel de facilitador y el de participante con su propia problemática.
  • Las dinámicas de dependencia de algunos miembros hacia su figura.
  • La interpretación que hacen algunos miembros de su presencia como una figura de autoridad y el despliegue de un amplio abanico de conductas relacionadas con cómo viven esta figura.

Por todo ello es muy importante apoyar a este miembro del grupo, para hacer frente a estas sobrecargas. (…)

Necesidades formativas de la persona facilitadora

Algunas personas facilitadoras se sienten inseguras frente a las dificultades que se plantean en sus grupos y reclaman formación. Desde las entidades hay que responder a esta necesidad ofreciendo herramientas de formación mediante jornadas, seminarios, coloquios, guías y publicaciones en general. Que la persona pueda disfrutar de la formación que va reclamando para poder hacer frente a muchas de las cuestiones que se plantean en el grupo, que pueda tener apoyos en los que pueda compartir todo lo que le angustia respecto a la tarea de facilitador/a, serán aspectos clave para que el grupo, a posteriori, se beneficie en su totalidad.

Moya, M.J., Costa, S. Manual de consulta sobre grupos de ayuda mutua de personas con discapacidad física. Barcelona, Federación ECOM, 2007, 176 p.