Enfermedad mental

Grupos de ayuda mutua

¿Qué figuras hay dentro de un grupo de ayuda mutua?

Las personas participantes

¿Quién puede participar en un grupo de ayuda mutua?
  • Requisitos para participar en un grupo de ayuda mutua
    • Para participar en un grupo de ayuda mutua es necesario ser una persona con ciertas habilidades en la relación con los otros y con ganas de cambiar algunos aspectos que no funcionan.
    • Hay que poder ser empático, poder ponerse en el lugar del otro.
    • También poder ser introspectivo, poder mirar hacia dentro de uno mismo y ver qué nos está ocurriendo, ver qué necesidades y angustias tenemos.
    • Se puede resumir eso diciendo que para ser participante de grupo hay que poder pensar en: ¿Qué me ocurre a mí, ¿Qué le ocurre al otro?
  • Circunstancias en las que no se puede participar en un grupo de ayuda mutua
    • Hay momentos en los que no es recomendable entrar en un grupo de ayuda mutua. Son cuando la persona:
      • Está en un momento en el que no hace nada, está muy pasiva y es dependiente.
      • Está negativa y pide que le digan que no tiene nada que hacer en la asociación.
      • Tiene desinterés y tiende a la crítica destructiva.
      • Está deprimida (está paralizada).
      • Busca soluciones mágicas, no se puede hacer cargo de nada, cree que el grupo es la panacea.
      • Ha sufrido un trauma importante (la persona está en un estado de shock).
    • Hay que saber explicar a estas personas que no están preparadas para entrar en un grupo. Lo más ideal es hacer un seguimiento vía telefónica de la  persona o darle apoyo cara a cara. En todo caso, el/la profesional de la asociación (donde se enmarca el grupo de ayuda mutua) es quién mejor puede dar indicaciones a la persona si está muy desbordada, e indicarle cuál es el recurso que le puede ir bien.
    • Siempre se deja la puerta abierta por si en otro momento la persona se puede beneficiar de los grupos de ayuda mutua.
    • Muchas veces estas circunstancias se pueden dar cuando la persona ya forma parte del grupo de ayuda mutua. En este caso, es importante que el grupo detecte la situación y busque soluciones de forma resolutiva, evitando que todo el grupo se resienta.

Moya, M.J., Costa, S. Manual de consulta sobre grupos de ayuda mutua de personas con discapacidad física. Barcelona, Federación ECOM, 2007, 176 p.