Enfermedad mental

Grupos de ayuda mutua

¿Cómo se crea un grupo de ayuda mutua?

Fase 2. Las primera reuniones

La acogida de los miembros del grupo

Al incorporar a un nuevo miembro al grupo hay que tener muy en cuenta el momento por el que está pasando el grupo, hay que poder hablar al grupo y hay que hacer una buena acogida. (…).

Diferencia entre facilitar, acoger e informar

Nos puede resultar difícil diferenciar la figura de la persona que acoge de la del facilitador/a. La persona acogedora tiene que tener una actitud de escucha activa. La escucha activa consistirá en: 

  • Intentar entender qué le ocurre al otro.
  • Averiguar cómo se siente
  • Conocer y entender lo que espera del grupo y cuáles son sus expectativas.

También se pueden confundir el proceso de informar y la acogida:

  • La información sobre el grupo siempre es breve y se puede dar por teléfono o por correo.
  • La acogida es más detallada, personalizada, tiene en cuenta al otro, sus necesidades y sus sentimientos.

Es interesante que la persona que realiza la acogida se parezca, por sexo o edad, a la persona que asiste; es mucho más fácil que se dé el encuentro y el intercambio de aspectos comunes. Sería recomendable que la persona que hace la acogida recibiese una formación previa por parte de un profesional y/o persona con experiencia.

 

Estrategias comunicativas durante la acogida:

  • Prestar atención y mostrar interés: escucha activa, escuchar también los silencios.
  • Tener en cuenta los diferentes elementos de la comunicación:
    • La postura
    • El contacto visual
    • La expresión facial.
  • Parafrasear lo que dice la persona. Le transmite que se la está entendiendo y hace que se sienta comprendida.
  • No añadir nada a lo que dice ni emitir juicios.
  • Hacer que la persona hable pero sin presionarla, respetando su ritmo.