Enfermedad mental

Grupos de ayuda mutua

¿Cómo se crea un grupo de ayuda mutua?

Fase 2. Las primera reuniones

Recomendaciones de cara a la primera sesión de grupo
  • Daremos la bienvenida a todos los integrantes del grupo para que se sientan bien recibidos y cómodos.
  • Pediremos que los participantes se presenten y que compartan cuál es la razón que los llevó al grupo, así como las expectativas que tienen del mismo.
  • Si el grupo está de acuerdo, se puede sugerir que cada uno de los participantes se coloque un papel en la solapa con su nombre lo que facilitará la identificación de todos los miembros y, por lo tanto, la comunicación.
  • Especificaremos el objetivo del grupo. Sugerimos empezar con una frase que diga: “Todos los que estamos aquí tenemos en común…” y “El propósito es intercambiar experiencias y aprender de éstas”.
  • Estableceremos los tiempos de participación de cada integrante con el fin de que nadie monopolice el uso de la palabra. No obstante, hay que tener en cuenta que los asistentes al grupo comparten su soledad con otros, intercambian anécdotas tiernas y divertidas, dolorosas y exasperantes, comparten sentimientos ante las esperanzas destrozadas y las desilusiones, así como conmovedores relatos de la vida personal, por lo que hay que dejar que cada intervención fluya con soltura.
  • Aclararemos que el grupo no juzga ni crítica y que se respetará la privacidad y la confidencialidad dentro del grupo.
  • Plantearemos al grupo la conveniencia de elegir, nombrar, designar a un/a facilitador/a, si éste/a no se ha designado con anterioridad.