Acción comunitaria

Participación ciudadana y procesos participativos

Las fases de un proceso participativo comunitario

Los primeros contactos: evaluación de la problemática y diseño participativo del proceso

Difusión del proyecto

(Lo más recomendable es) montar un taller para la presentación del proyecto a todos los agentes sociales con los que ya hemos contactado y con los que aún no lo hemos hecho, quizá nos sirva como primer taller de auto-diagnóstico.

Los objetivos de este taller son varios:

  • dar a conocer el proyecto, suscitar el interés (la gente tiene que verlo como útil, que les sirva para algo, como propio),
  • animar a la participación en el mismo (aquí ya se puede hablar con gente para los grupos de trabajo)
  • recoger sugerencias y demandas con respecto al tema de análisis.

 

Recomendaciones para diseñar y llevar a cabo la difusión del proceso

  • Cuidar con atención la convocatoria: sirve la convocatoria informal (por teléfono, oral, etc.) pero también hay que hacerla formalmente, aunque sin burocracias que nos puedan alejar a la gente. La hora y el día de la convocatoria son muy importantes; tenemos que ser flexibles según la disponibilidad de la gente y estar atentos a posibles eventos que vayan a tener lugar para no coincidir (una fiesta, un partido de fútbol ...).
  • Si es posible, es importante aprovechar el contacto con algunas personas, entidades u organismos para que apoyen la convocatoria. Si facilitamos y animamos la participación de algunas personas/grupos en el arranque, esto fomentará su implicación durante el resto del proceso (pero procurando que no se vea sólo el protagonismo de alguna gente…). Hay que cuidar mucho no ser sectarios ni parecerlo.
  • Cada vez se vuelven más importantes las tareas de difusión con la prensa o medios locales, manejar aparatos de grabación (videos, etc.) o establecer una red con los medios de internet. Siempre se puede encontrar a algún/a muchacho/a que se anima a montar un pequeño equipo que sirve para dar estas coberturas.
  • Debemos cuidar estos primeros contactos y con cierta regularidad deben ser partícipes del proceso. No solo usar el teléfono, pues con las nuevas tecnologías se pueden hacer muchas innovaciones y la gente se puede sentir así gratificada. No se trata de estructuras rígidas de funcionamiento, sino de maneras flexibles de colaboración.
  • Todos iremos incorporándonos al mismo proceso como Comunicadores Informales o Formales. Es importante estudiar qué personas de todas las culturas o sensibilidades que pueda haber en una comunidad deban estar en una rueda de prensa, o en una foto del proceso. Sin duda, siempre hay líderes que quieren destacar, y esto es inevitable, pero se pueden ir repartiendo los papeles, haciendo que haya varios portavoces en lugar de uno solo y que se hagan las presentaciones colectivamente. Se puede explicar que por el bien del proceso es mejor que sean más las cabezas visibles que menos, etc.