Acción comunitaria

Participación ciudadana y procesos participativos

Conceptos básicos sobre participación, ciudadanía y acción comunitaria

Tipos y niveles de participación

Tipos de participación

Cuando se aborda el concepto de participación no sólo es importante definirla sino que también es necesario diferenciar tanto los tipos de participación (social, política, comunitaria y ciudadana) como los niveles que nos pueden indicar hasta dónde se está dando la participación en un grupo, barrio, entidad. Por tanto, la participación adoptará diversas formas dependiendo de las diferentes relaciones y espacios sociales en los que se dé, teniendo distintas connotaciones, tal y como se representa en la siguiente imagen.

Respecto a los tipos de participación, podemos distinguir las siguientes:

  • participación social
  • participación política
  • participación comunitaria
  • participación ciudadana

 

 

Participación social

Se entiende por participación social aquellas iniciativas sociales en las que las personas toman parte consciente en un espacio, posicionándose y sumándose a ciertos grupos para tener presencia en la esfera pública y así reclamar situaciones o demandar cambios. (…)

El bien común y el interés general son el núcleo del paradigma de la participación social. La conciencia de pertenencias múltiples del ser humano nos hace ser parte de una comunidad y de una cultura. De ahí, asumimos responsabilidades por las cuales elegimos nuestras pertenencias y nos constituimos como personas singulares tomando parte. Así pues, el escenario de la participación se arma formando parte y tomando parte, esto es, con la pertenencia y la colaboración.

 

Participación política

Es un elemento esencial de los sistemas democráticos y se refiere a toda actividad de los ciudadanos y ciudadanas que está dirigida a intervenir en la designación de los gobernantes y/o a influir en los mismos con respecto a una política europea, autonómica, local, de barrio, etc.

Sería, por lo tanto, toda actividad intencionada que desarrolla una persona para tratar de influir en asuntos políticos. Si no hay posibilidad de participación política de las personas en la sociedad, no hay sentimiento de pertenencia, ni conciencia de identidad, y difícilmente cabe hablar de integración social de las personas o colectivos.

Finalmente, y de manera esquemática, se presentan en el siguiente cuadro dos aspectos: por un lado, las diversas formas para promover la participación política y, por otro lado, se comparan los mecanismos de participación tanto a nivel tradicional como las nuevas estrategias que están emergiendo socialmente.

 

 

Participación comunitaria y ciudadana

La participación comunitaria se desarrolla como un proceso a través del cual los ciudadanos y ciudadanas se organizan para defender sus intereses, para buscar soluciones a sus necesidades, etc., siendo ellos mismos protagonistas. Es un concepto que habla de relaciones, de compartir.

La participación ciudadana, como se ha venido diciendo, se refiere a tomar parte, de manera individual o colectiva en decisiones sociales y políticas en un territorio concreto.En la participación ciudadana se reconocen los derechos de ciudadanía. La dimensión participativa de la ciudadanía nos dice que no basta el cumplimiento formal de los derechos de los ciudadanos y ciudadanas para alimentar la democracia.

Participar es, además de un derecho, una actitud y habla de la capacidad de acción de las personas y de la necesidad de animarla, incentivarla, impulsarla. Identificamos problemas y necesidades a través de la participación, logramos la integración y la inclusión social cuando generamos espacios de participación. Esos espacios deben ser dinamizados en muchos casos por los profesionales y por la comunidad, ya sea por las características de las personas y colectivos, ya sea por la incidencia de hechos y acciones que frenan e impiden dicha participación, etc. (…)

Educar la mirada hacia la percepción de necesidades y problemas colectivos, conocer y utilizar los recursos existentes, son tareas que deben realizarse si queremos crear e impulsar proyectos comunitarios. (…) Un aspecto clave de la participación es la organización comunitaria, que nos permite llevar a cabo la dinamización comunitaria que en los últimos años se viene incorporando en las dinámicas de intervención y acción social.

Finalmente, se presenta la siguiente tabla que muestra las relaciones que se establecen entre los diferentes tipos de participación. Estas diferentes formas de participación se han ido haciendo cada vez más complejas, favoreciendo su carácter variable y dinámico. Es en la participación social donde convergen y se generan otros tipos de participación, de manera que tienen una existencia transversal, constituyéndose como un depósito donde se alimentan las otras participaciones (García Roca, J., 2004).