Personas con discapacidad

Participación en las actividades de la vida cotidiana

¿Por qué es importante la participación en las actividades de la vida cotidiana?

La participación es fundamental para la persona con discapacidad incluso en los casos en los que desarrolla una parte muy pequeña de la actividad, e incluso cuando no se prevea que pueda llegar, con el tiempo, a asumir su realización de forma autónoma o con un bajo nivel de apoyo. Existen varias razones para ello:

  • La participación activa permite experimentar la variedad de entornos y de funciones que intervienen en la vida diaria; sin esta diversidad no seríamos capaces de tomar decisiones reales e informadas sobre nuestras vidas.
  • Aumenta las oportunidades de mantener relaciones significativas con otras personas en un plano más igualitario.
  • Incrementa las posibilidades de ganarse el respeto de los demás, ya que la persona es percibida como alguien con capacidad y con derecho a ejercer cierto control sobre lo que sucede.
  • Favorece el desarrollo de la autoestima.
  • Favorece, de forma gradual, el avance hacia una vida más autónoma.
  • Permite el desarrollo óptimo de la capacidad de aprender rutinas nuevas.
  • Aumenta la probabilidad de mantener la motivación a largo plazo con vistas al aprendizaje de nuevas actividades, a la inclusión en nuevos entornos, etc.
  • En definitiva, mejora la calidad de vida.