Personas con discapacidad

Participación en las actividades de la vida cotidiana

¿Cómo prestar los apoyos para la realización de actividades?

Evaluar las habilidades de la persona con discapacidad y el tipo y la intensidad de los apoyos necesarios

Al evaluar las habilidades de la persona para realizar una actividad, lo primero que hay que determinar es si es físicamente capaz de desarrollar las diferentes acciones que componen la tarea, sin perjuicio de evaluar también, sus capacidades sensoriales y cognitivas, así como las características del entorno en que se desarrolla la actividad. Por ejemplo, cuando hay que manejar recipientes calientes, lo primero que debemos verificar es si la persona puede sujetarlos con seguridad, si tiene fuerza y habilidad suficiente para ello.

A continuación, debemos determinar el nivel exacto de apoyo requerido. Un exceso de ayuda estaría limitando su participación y, por el contrario, prestarle menos apoyo del necesario puede determinar que fracase en la realización de la actividad, lo que a su vez podría generar sentimientos de frustración y ciertas reticencias a volver a intentarlo en el futuro. Los tipos de apoyo que se pueden proporcionar se tratan en el capítulo siguiente, dedicado al aprendizaje de nuevas habilidades.


Ejemplo

Veamos un ejemplo. Laura es una chica de 27 años: está en silla de ruedas y necesita la ayuda de otra persona para que empuje la silla; también necesita un cinturón que le sujete y la posicione bien. Tiene cierta motricidad en las manos y en los brazos, aunque no puede agarrar las cosas con fuerza. Veamos cómo puede determinarse su participación en la actividad consistente en lavar la ropa:

  • Fase de la actividad: clasificar la ropa.
    • Habilidades de Laura: es capaz de clasificar la ropa por colores y de vaciar lentamente el cesto de la ropa sucia.
    • Ayuda necesaria: el personal debe sujetar el cesto de la ropa sucia a la altura de la cintura para que Laura pueda ir metiendo la ropa en la lavadora.
       
  • Fase de la actividad: llenar la lavadora.
    • Habilidades de Laura: no es capaz de llenar la lavadora debido a la altura de la puerta de la máquina. Puede empujar la puerta si se le da una instrucción o estímulo verbal o gestual y cerrar la puerta si se le ayuda físicamente a hacerlo.
    • Ayuda necesaria: el personal debe llenar la lavadora y ayudarle a terminar de cerrar la puerta.
       
  • Fase de la actividad: echar el detergente.
    • Habilidades de Laura: no tiene el pulso suficientemente firme para echar el detergente en la cubeta sin derramarlo. Puede volver a meter la cubeta hacia dentro si se le ayuda físicamente a hacerlo.
    • Ayuda necesaria: el personal debe ayudarle a echar el detergente. El personal debe ayudarle a volver a meter la cubeta hacia dentro.
       
  • Fase de la actividad: programar y poner en marcha la lavadora.
    • Habilidades de Laura: no es capaz de identificar los números del programa. No es capaz de sujetar la rueda de programación del lavado y de seleccionar el programa deseado.
    • Ayuda necesaria: el personal debe seleccionar el programa de lavado y ayudar físicamente a la persona con discapacidad a poner en marcha la lavadora.
       
  • Fase de la actividad: vaciar la lavadora.
    • Habilidades de Laura: no es capaz de vaciar la lavadora porque está demasiado baja.
    • Ayuda necesaria: el personal debe vaciar la lavadora.
       
  • Fase de la actividad: doblar la ropa y dejarla preparada para el planchado.
    • Habilidades de Laura: es capaz de doblar prendas pequeñas.
    • Ayuda necesaria: el personal debe ayudar físicamente a doblar las prendas grandes.