Acción comunitaria

Nuevas tendencias en acción comunitaria

La perspectiva del procomún, la co-producción y el desarrollo comunitario

Los bienes comunes y el procomún

El papel de la ciudadanía y la comunidad en la gestión de los bienes comunes

Los comunes están formados por el conjunto de tres elementos:

  • el propio recurso (material o inmaterial),
  • la comunidad de sujetos que generan y sostienen la producción y reproducción del recurso y
  • el modo de gestión, como marco normativo, sea reglado o no reglado.

Ninguno de estos elementos está dado, sino que se alimentan mutuamente en un proceso de devenir-común. (…)

La gestión colectiva de los recursos comunes se basa en cuatro premisas fundamentales:

  • Universalidad. El acceso a los recursos comunes debe garantizar el acceso de todos los integrantes de la comunidad que cuida y se beneficia de dicho recurso.
  • Sostenibilidad. Los recursos comunes deben ser gestionados de forma que se garantice su sostenibilidad y la supervivencia de dichos recursos, para que puedan ser disfrutados por las generaciones futuras.
  • Democracia. Para que los recursos sean considerados comunes se deben gestionar de manera democrática, de forma que las comunidades que crean, cuidan y acceden a dichos recursos puedan tomar las decisiones que afectan a las anteriores condiciones de accesibilidad y sostenibilidad.
  • Inalienabilidad. Por su propia naturaleza, los recursos comunes no se pueden vender en el mercado, especular con ellos ni acumular con vistas a beneficios futuros. Su valor es el valor de uso y, de esta forma, se escapan a la lógica del mercado financiero.