Acción comunitaria

Nuevas tendencias en acción comunitaria

Capital social comunitario y activación comunitaria

Capital social comunitario

Factores generadores o precursores de capital social comunitario: nivel micro social

Algunas personas disponen de relaciones sociales amplias y están más implicadas en la vida social. El establecimiento de relaciones de reciprocidad y confianza, características del capital social individual, serían claves para la construcción de la dimensión comunitaria del mismo.

La sociabilidad es una condición para generar vínculos asociativos y un elemento clave de la asociatividad, es la confianza entre las personas (PNUD, 1998, p.136). En esta misma línea profundiza Durston (1999, p.104) cuando plantea la importancia de las relaciones de confianza y las redes interpersonales de reciprocidad como precursores de instituciones para posibilitar el bienestar común. Así, en relación al desarrollo, las instituciones locales de cooperación y cogestión emergen como un resultado frecuente de la interacción de estrategias individuales (Durston, 2000, p.25)

Dentro del nivel micro social podemos identificar la influencia de diferentes factores que favorecen la creación de capital social:

  • La familia facilita la creación de normas, lazos sociales y en la capacidad de confiar en otras personas.
    • La influencia en la generación de capital social comunitario se puede producir de forma directa, utilizando las redes sociales de la familia, o indirecta, a través del proceso de socialización donde los niños van conformando determinadas características personales como son los sentimientos de seguridad, la confianza, las tendencias a la colaboración y las habilidades personales necesarias para construir relaciones.
    • Por otra parte, está demostrado que la participación de los padres en asociaciones influye posteriormente en su implicación en el tejido asociativo.
    • También puede ser un factor limitador en la generación de capital social comunitario cuando son familias “cerradas” en sí mismas y que coloca las lealtades familiares por encima de otras obligaciones sociales;
  • El nivel educativo es uno de los factores más importantes para conseguir altos niveles de capital social, tanto en el nivel micro, como en niveles meso y macro (Putnam, 2000).
    • El entorno escolar da lugar a una red de relaciones, a unos modos de comunicación, de normas y valores. Cuantos más años de educación ha disfrutado una persona, más amplia y diversa es su red de conexiones sociales, más activamente participa en la sociedad y genera más capacidad de confiar en sus conciudadanos.
    • Dentro de los niveles educativos, parece que la experiencia universitaria potencia de manera muy significativa la confianza social, la tolerancia y la tendencia a participar en asociaciones y grupos comunitarios (Halpern, 2005, p. 252);
  • El trabajo permite conocer gente a través de su actividad laboral ampliando sus relaciones sociales.
    • Parece que a partir de un determinado umbral, conforme se aumenta el tiempo de dedicación al trabajo se debilita la participación social.
    • Por el contrario, las personas desempleadas, a pesar de tener en teoría más tiempo, tienden a participar menos y a sentir menos confianza;
  • En relación a la clase social:
    • Se establece la existencia de relación entre la pertenencia a una clase media con unas redes sociales amplias y diversas, esto genera unos mayores niveles de capital social. Estamos hablando de clases medias que participan en organizaciones sociales voluntarias donde se incorporan a espacios amplios de relación.
    • En contextos de pobreza, Diaz-Albertini (2003) destaca el papel de una clase media formada por profesionales, técnicos e intelectuales, donde desarrollan una esencial labor de construir “puentes” hacia la población de personas pobres desde toda una serie de organizaciones como son las asociaciones, ONG, las iglesias, las universidades, etc.