Acción comunitaria

Planes integrales de desarrollo comunitario

Los Planes Integrales de Desarrollo Comunitario: marco conceptual

Planes Integrales de Desarrollo Comunitario: entre la política pública y una metodología de intervención comunitaria

Queremos apuntar a algunos aprendizajes que nos parecen especialmente relevantes y que ubicamos en dos dimensiones diferentes: los Planes de Desarrollo Comunitario como política pública y los Planes de Desarrollo Comunitario como propuesta metodológica para la mejora y/o transformación social urbana desde la participación y la corresponsabilidad del territorio.

  • Apostar por la construcción de una política pública de impulso/ extensión en el territorio otorga a las administraciones un papel clave que va más allá de la financiación.
    • La idea central es que la administración es un actor más (por mucho que pueda ser especial) que también debe aprender a relacionarse con los demás actores en un proceso de construcción conjunta de bienestar colectivo. Se trata, por tanto, de que la política pública no se agote con la financiación de actividades o servicios y vaya acompañada de otros compromisos:
      • con los valores de transparencia y democracia que han de regir este tipo de procesos para que sea posible construir relaciones de confianza;
      • contribuyendo a la concienciación de que los recursos en uso son públicos y, por lo tanto, deben ser administrados desde la participación de personas y grupos para contribuir a la mejora del bien común;
      • promoviendo activamente dinámicas de transversalidad y conexión con otras políticas, con otras administraciones y con los distintos recursos que operan en el territorio, especialmente en lo que tiene que ver con los encargos profesionales de los servicios públicos;
      • también reconociendo capacidades, proyectos y liderazgos sociales, espacios de autonomía y de responsabilidad social.
  • Desde la dimensión metodológica, los actores más activos y comprometidos señalan la necesidad de avanzar en todo aquello que ayude de verdad a reforzar la idea de proceso relacional y de trabajo conjunto alrededor de los Planes de Desarrollo Comunitario (Rebollo y Carmona, 2009):
    • redefiniendo la figura y las funciones del equipo dinamizador,
    • innovando en cuanto a formas de organización, dinamización y participación de la ciudadanía,
    • incorporando estrategias de gestión del conflicto,
    • avanzando en dispositivos de evaluación del propio proceso comunitario y no solo de los proyectos;
    • mejorando la adaptación del proceso a la realidad cambiante.