Acción comunitaria

Participación ciudadana y procesos participativos

Claves para potenciar la participación grupal en los procesos participativos comunitarios

Elementos para conseguir una actividad grupal eficaz

Aprender a preparar y conducir las asambleas y reuniones

La metodología asamblearia se basa en relaciones horizontales y desarrolla una toma de decisiones igualitaria, en la que todos los miembros tienen la misma capacidad de influencia y decisión. En la asamblea los grupos participan de todas las etapas del proceso, desde la fase de análisis o deliberativa, la resolución de conflictos y la toma de decisiones, pero ha de hacerse de una forma ordenada y clara para todo el mundo y dotándose de dinámicas diferentes para cada objetivo y momento.

Para que la asamblea cumpla correctamente su función es necesario poner en marcha una cierta tecnología asamblearia y unos determinados principios que se resumen a continuación (Lorenzo y Martinez, 2001): (…)

  • Eficacia
    • Cumplir con los objetivos y la finalidad de la asamblea (por ejemplo, tomar una decisión sobre un tema concreto).
    • Abordar todos los temas contemplados en el orden del día.
    • Tomar las decisiones necesarias y más convenientes.
    • Hacer llegar toda la información a todos/as los/as participantes, de manera completa y clara.
    • Respetar los tiempos y horarios fijados.
  • Práctica democrática
    • Fomentar la participación de todas las personas implicadas a través de técnicas adecuadas.
    • Escuchar y respetar todas las opiniones y posturas.
    • Intentar que todo el mundo maneje la misma información.
    • Tomar las decisiones preferiblemente por consenso o por mayoría amplia, intentando que todo el mundo se sienta incluido en la decisión.
  • Relaciones personales:
    • Establecer relaciones basadas en la horizontalidad
    • Resolución de conflictos basada en el acuerdo y no violencia
    • Cooperación, tolerancia y respeto mutuo

 

El consenso

Las relaciones horizontales buscan llegar a tomar decisiones preferiblemente a través del consenso. La decisión por consenso es un proceso de decisión que busca no solamente el acuerdo de la mayoría de los participantes, sino también persigue el objetivo de resolver o atenuar las objeciones de la minoría para alcanzar la decisión más satisfactoria e inclusiva. El consenso no persigue excluir a la minoría sino incluirla.

El proceso de consenso es sin duda complejo pero los beneficios son altos, ya que evita conflictos no resueltos y busca la integración de todos los participantes para que no queden excluidos. Además, las soluciones a las que llega suelen ser completas e imaginativas. Consensuar no significa que todo el mundo llegue a pensar lo mismo ni tratar de convencer completamente al resto, sino tratar de acercar las diferentes posturas generando una alternativa que contemple aspectos de todas. Esto implica estar dispuestos a movernos de nuestras opiniones y a buscar el acuerdo, no atrincherarnos en nuestra opinión y ser capaces de modificar nuestro punto de vista.