Acción comunitaria

Participación ciudadana y procesos participativos

Claves para potenciar la participación individual en los procesos participativos comunitarios

Los componentes de la motivación, el motor de la participación individual

Los refuerzos positivos y el reconocimiento social

Denominamos refuerzo a cualquier estímulo que aumente la probabilidad de que se produzca una respuesta determinada. Para que sea eficaz, tiene que aplicarse justo después de la conducta que se desea potenciar (refuerzo positivo) o eliminar (refuerzo negativo). Los refuerzos pueden ser materiales (dinero, comida...), de actividad (hacer algo que resulta agradable) o sociales (halagos verbales, felicitaciones..). El refuerzo influye sobre las motivaciones, movilizando la conducta y aumentando la probabilidad de ocurrencia de la respuesta deseada cuando es equilibrado (ni excesivo, ni escaso), cuando cabe dentro de las expectativas del sujeto, cuando sirve de indicador de la conducta deseada y cuando no es ni inconsistente ni arbitrario.

La puesta en marcha de técnicas que aseguren el refuerzo de las personas dentro de los grupos supone una forma de reconocimiento social, de significación de las capacidades y habilidades de la persona, equilibrando las relaciones desde principios de inclusión, equidad, alteridad y seguridad, incrementando el sentimiento de pertenencia a una comunidad mayor, las interacciones positivas, la percepción de influencia en el grupo...y, por tanto, la participación y la movilización.