Acción comunitaria

Participación ciudadana y procesos participativos

Las fases de un proceso participativo comunitario

Los primeros contactos: evaluación de la problemática y diseño participativo del proceso

Grupos de trabajo

Cuando estamos inmersos en un proceso de participación nos encontramos con múltiples situaciones y circunstancias que lo rodean e influyen. Hay que tener cuidado de no quedar marcados desde el principio y perder una cierta independencia que puede ser beneficiosa para facilitar el proceso.

Naturalmente entramos en contacto con todas aquellas personas y sujetos que, en mayor o menor medida, lo protagonizan, o participan, o lo observan a distancia. El contacto y relación con estos sujetos adquiere dimensiones diferentes según sean los intereses, compromiso, ocupación, etc. de tales actores sociales. (…)

Se intentará hacer converger los diferentes conjuntos de sensibilidades latentes detectados en este proceso de arranque (generar consenso en lo que respecta a la demanda sobre el tema que se cree central y los objetivos a marcar).

 

Grupo motor

  • Es un equipo mixto de personas, constituido por personas vecinas voluntarias y técnicas. Se trata de vernos con cierta estabilidad con algunas personas (tres-cuatro como mínimo) con las que es posible trabajar de forma continuada, en sesiones semanales o quincenales.
  • No es necesario ni recomendable que sean personas representativas, pues algunas de ellas nos pueden apartar a otras que les vean con malos ojos. Es mejor personas poco conocidas, como algunas personas que están en educación de adultos o unos jóvenes que quieren aprender estos dispositivos técnicos, o gentes que en general tengan tiempo disponible y ganas y no sea por motivos de protagonismo o rivalidades.
  • Este conjunto de personas son a la vez fuente de información (nos ayudan a recabar datos acerca de su entorno y sobre las redes de relaciones existentes) y núcleo del proceso, participando activamente según su interés, disponibilidad, actitudes, capacidades y formación, en las diferentes etapas del proceso.
  • Por su parte, las personas que den el apoyo técnico en el proceso dentro o fuera del Grupo Motor, según se vaya organizando, irán debatiendo las diversas etapas del trabajo, tanto en los contenidos, como en los métodos.
  • Se pueden hacer dinámicas de grupo, provenientes tanto de la Educación Popular como de la Animación Sociocultural, ya que éstas permiten que el grupo se conozca, se fortalezca como tal y auto organice su propio proceso. Los socio-dramas, juegos de rol (rol-playing), etc., son formas, a la vez divertidas y muy interesantes para provocar auto-críticas y conjuntar a los grupos. Pero hay muchas formas flexibles de autoorganizarse, incluso sin reuniones, paseando o haciendo tareas concretas. El Grupo Motor debe quedar abierto a nuevas incorporaciones, por lo que haremos la invitación en todas aquellas ocasiones que se nos presenten.

 

Comisión de seguimiento

  • En la Comisión de Seguimiento pueden estar presentes los promotores de la investigación, organismos públicos, técnics del equipo, el Grupo Motor y todas las personas del lugar o del tema que se sientan representativas.
  • Esta Comisión se mantiene informada de la marcha y desarrollo del proceso de participación. La Comisión se reúne de forma periódica al final de cada una de las fases claves del proceso, cada mes o cada varios meses.
  • La Comisión de Seguimiento es una pieza esencial dentro del proceso participativo, ejerciendo de supervisora de la negociación en ciertos momentos claves. Es en estas sesiones informativas donde se van confrontando los primeros resultados obtenidos y donde se pulsan las actitudes y reacciones que éstos despiertan, haciendo posible una primera proyección del auto-diagnóstico o de las soluciones o acciones que pudieran ponerse en marcha. Es un lugar de acuerdos básicos.