Acción comunitaria

Participación ciudadana y procesos participativos

Conceptos básicos sobre participación, ciudadanía y acción comunitaria

Incidencia o influencia de la participación

Efectos de la participación sobre el individuo, el grupo y la comunidad

La participación, entendida como necesidad y acción, incide en la persona que toma parte de ella en un proceso y contexto determinado. De modo inseparable, partiendo del modelo sistémico, la participación tiene efectos en los grupos de personas que la llevan a cabo y en la comunidad a la que pertenecen:

  • Desde la óptica psicosocial podemos observar los efectos de la participación en un nivel micro, la persona, siendo una vía para el empoderamiento o desarrollo personal, el desarrollo de habilidades y capacidades a través de la interacción (empatía, asertividad...), la satisfacción de necesidades (pertenencia, identidad, afecto, autoestima, participación, creación...), el desahogo emocional a través de relaciones de apoyo, el aprendizaje y cumplimiento de metas y objetivos personales, etc.
  • En un nivel relacional observamos la influencia de la participación en los grupos en el fortalecimiento grupal, la generación de espacios de apoyo mutuo, el desarrollo del pensamiento y la inteligencia colectivas, así como de habilidades grupales (comunicación, relación, resolución de conflictos, toma de decisiones...), favoreciendo la promoción de dinámicas horizontales y de cooperación. A su vez, en grupo se satisfacen necesidades (de protección, entendimiento, creación, ocio...) y aumenta la capacidad de incidencia y la motivación de logro.
  • En un nivel macro, la participación tiene incidencia en las comunidades y/o sociedades, favorece el desarrollo comunitario o poderío social, potencia las redes o tejido social y permite una mayor capacidad de incidencia social y política y eficacia en los resultados, siendo una herramienta democratizante.