Iniciativas de calidad del IFBS

Las residencias son para vivir. Modelo para evaluar la calidad de la atención y la calidad de vida en las residencias para personas mayores. Donostia-San Sebastián: SIIS Centro de Documentación y Estudios, 1989. 127 p.

ACCESO A LA INICIATIVA

Este manual es la traducción y adaptación elaborada en el marco de una colaboración entre el IFBS de la Diputación Foral de Álava y el SIIS Centro de Documentación y Estudios, para la aplicación en nuestro entorno del modelo de evaluación de calidad de la atención en residencias para personas mayores que, bajo el título "Homes are for living in" publicó el Ministerio de Salud británico, con la finalidad de diseñar y probar un modelo que ayudara a la instituciones responsables de la prestación de atención residencial y a las agencias inspectoras a realizar evaluaciones cualitativas del funcionamiento de las reisdenciales, diferenciando, en ese enfoque de calidad, dos aspectos, la atención prestada por las residencias -es decir, qué hacían y cómo lo hacían- y la experiencia vital de las personas residentes -es decir, cómo se vivía en las residencias-. El modelo presentado se articula en torno a una matriz constituida a partir de la aplicación de los seis principios básicos -intimidad, dignidad, autonomía, elección, derechos y satisfacción- en ocho aspectos del inputo y del proceso de atención -entorno físico, práctica asistencial, personal, formación del personal, procedimientos, ficha técnica e historiales, documentos, comidas y horario de comidas-. 

Este sistema de evaluación puede ser utilizado también como sistema de autoevaluación permantente, y como guía, también permanente, de formación de personal. Puede ser aplicado total o parcialmente, y lo deseable es repetir su aplicación periódicamente en una o varias áreas de las que comprende. 

Uno de los aspectos más interesante de ese Modelo es que, por primera vez en un modelo de evaluación cualitativa, cada indicador está ligado a todos los principios o valores que lo sustentan, lo que ayuda a evitar el riesgo de que los indicadores se conviertan en metas en sí mismos, desconectados de la filosofía en la que se fundamentan.